La comunidad científica estudia la posibilidad de volver a emplear el MDMA o éxtasis para combatir los desórdenes psiquiátricos más graves, según publica ABC.

El uso continuado del éxtasis puede provocar párkinson

Actualmente se están llevando ensayos en clínicas de Israel, Suiza y Estados Unidos para atender cuadros de ansiedad severa en enfermos con cáncer terminal, síndrome de estrés postraumático o incluso las migrañas que no responden a otros tratamientos.

A pesar de que, según los investigadores, los resultados preliminares están siendo prometedores, la comunidad científica pide cautela porque el éxtasis "es una sustancia muy potente y potencialmente dañina", tal y como aseguraba el doctor Parrott, psicólogo de la Universidad de Swansea, en el The Washington Post.

Las voces discordantes advierten de que emplear el éxtasis puede causar daños neurológicos en el paciente y provocar párkinson, razones por las cuales dejó de emplearse con fines terapéuticos en los años 80.