La Guardia Civil ha detenido a Carlos Morín, el director de las clínicas del grupo Ginemedex-TCB que han sido registradas por mandato judicial esta mañana en Barcelona al sospecharse que en los centros se practicaban interrupciones del embarazo ilegales.

Se ha detenido a seis personas con responsabilidades en la gestión de los centros

Morín ha sido detenido en el centro que Ginemedex tiene en el número 61 de la calle Dalmases, y ha abandonado la clínica en un coche sin identificar de la Policia judicial. En total se han detenido a seis personas.

El departamento de Salud ha informado esta tarde que el pasado verano cerró los expedientes abiertos a varias clínicas abortistas de Barcelona al comprobar que las interrupciones voluntarias del embarazo que se llevaba a cabo se ajustaban a la ley y que los centros disponían de autorización para ejercer.

La instrucción de los expedientes evidenció "irregularidades administrativas" como la falta de detalles suficientes en la información clínica de las historias reveladas o la falta de registro de algunas de las intervenciones en los libros de quirófano, lo que supuso multas de 3.000 euros.

La Generalitat sancionó en verano con 3.000 euros a esta empresa por "irregularidades administrativas"

La consellera de Salut, Marina Geli, ha afirmado que "en ningún caso se pudo comprobarlas supuestas prácticas ilegales denunciadas".

Seis detenidos

Según fuentes próximas a la investigación, a lo largo del día se ha arrestado a un total de seis personas que tendrían cargos de responsabilidad en las cuatro clínicas registradas: TBC, Emecé, Ginemedex y Fundación Morín, situadas en el barrio de Tres Torres de Barcelona.

También se ha detenido a una mujer en la clínica Ginemedex, y a otra en el centro Emecé durante los registros por orden judicial a cuatro clínicas privadas especializadas en la práctica de abortos, situadas en el barrio de Les Tres Torres, en la zona alta de Barcelona.

Poco antes de las tres de la tarde han finalizado los registros a las cuatro clínicas iniciados a las 9 de la mañana.

Los agentes están retirando de las oficinas de las clínicas que se están investigando decenas de cajas con documentación sobre los embarazos interrumpidos en estos centros.

Denuncia de un ex empleado

Fuentes próximas a la investigación han apuntado que el juez que instruye el sumario podría haber tenido en cuenta para ordenar los registros el testimonio de un ex empleado de alguno de estos centros, que habría aportado información relativo a interrupciones ilegales de embarazos.

La Benemérita actúa en colaboración con la Fiscalía de Cataluña y un juzgado de instrucción

Una de las instalaciones que se están registrando es la clínica Ginemedex, situada en la calle Dalmases, que fue investigada por la Generalitat en octubre del año pasado después de que apareciera un reportaje con cámara oculta de la televisión pública danesa DR.

En él, una periodista embarazada de 26 semanas pedía abortar y le cobraban unos 4.000 euros.

Las otras clínicas que están siendo investigadas son la CBM y la Clínica Barnamedic, que forman parte del grupo Barnamedic que dirige el médico peruano Carlos Morin.

La operación policial se realiza en colaboración con la Fiscalía de Cataluña y un juzgado de instrucción de Barcelona, que ha decretado el secreto de sumario.

El artículo 145 del Código Penal contempla que el aborto fuera de los casos permitidos (riesgo para la salud física o psíquica de la madre, malformaciones graves o embarazo por violación) será castigado con la pena de prisión de uno a tres años, además de inhabilitación de uno a seis años para ejercer cualquier profesión sanitaria o para prestar servicios de toda índole en clínicas y consultorios ginecológicos públicos y privados.

Querella de e-cristians

El juzgado de instrucción número 33 de Barcelona admitió a trámite el pasado mes de julio una querella presentada por la asociación e-cristians contra el doctor Carlos Morín por practicar presuntamente abortos ilegales en cinco clínicas de Barcelona (TBC, EMECE, Ginemedex, CBC y Clíniques Barnamedic).

En relación con este caso, que nace de la denuncia realizada en la televisión pública danesa, el Colegio de Médicos de Barcelona desestimó el pasado mes de mayo abrir un expediente sancionador a este doctor por la presunta práctica de abortos ilegales, al no ver motivos.