Sharif, en Pakistán
El ex primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, con sus seguidores en Data Darbar. (Mohsin Raza / Reuters). Mohsin Raza / Reuters

El ex primer ministro paquistaní Nawaz Sharif, que retornó este domingo a su país tras siete años de exilio, ha negado que su vuelta haya sido el resultado de un acuerdo con el régimen de Pervez Musharraf, al tiempo que expresa su compromiso de "restaurar la democracia y acabar con la dictadura".

Tengo un acuerdo con la población pero ninguno con el Gobierno

Sharif ha hecho estas declaraciones a sus seguidores en el santuario de Data Darbar, en Lahore (este), al que llegó por la madrugada tras una marcha en caravana que había partido once horas antes del aeropuerto de esa ciudad, donde el ex primer ministro aterrizó hacia las 18.15 hora local (13.15 GMT).

"Tengo un acuerdo con la población pero ninguno con el Gobierno", afirmó el líder de la Liga Musulmana de Pakistán-N (PML-N), en referencia a los rumores sobre un posible pacto con el régimen de Musharraf para poner fin a su exilio en Arabia Saudí.

"Ha llegado la hora de una batalla decisiva", aseguró Sharif, que estaba acompañado, entre otros, de su esposa y su hermano Shehbaz. El líder opositor se desplazó en medio de fuertes medidas de seguridad para garantizar el orden durante el recorrido de la caravana, que transcurrió en un ambiente festivo y arropado por miles de seguidores de su partido.