Solo una de las películas que compiten en la Mostra de Venecia está dirigida por una mujer

  • La programación del Festival de Venecia ha generado un nuevo debate feminista.
  • El director de la Mostra dice que las películas no se eligen por el género del director.
  • La única mujer que competirá en Venecia es la directora china Vivian Qu.
El director de la Mostra, Alberto Barbera, posa a su llegada la playa del Lido en la víspera de inauguración del Festival Internacional de Cine de Venecia 2017.
El director de la Mostra, Alberto Barbera, posa a su llegada la playa del Lido en la víspera de inauguración del Festival Internacional de Cine de Venecia 2017.
Ettore Ferrari / EFE

Este miércoles arranca la 74 Mostra de Venecia y lo hace con polémica desde antes de comenzar. ¿El motivo? Que tan solo una de las 21 películas programadas para competir en la sección oficial está dirigida por una mujer, lo que ha abierto de nuevo el debate sobre el machismo en la industria del cine.

La única producción con sello femenino es Angels Wear White, de la directora china Vivian Qu, una escasísima representación femenina de la que los responsables del festival aseguran no ser responsables.

"No creo que sea culpa nuestra", ha dicho Alberto Barbera, director del festival, en declaraciones a The Hollywood Reporter. "No me gusta pensar en términos de cuota cuando se hace un proceso de selección", asegura Barbera, quien nombró a Annette Bening presidente del jurado de este año, la primera cabeza femenina en una década.

"Siento que haya muy pocas películas de mujeres este año, pero no estamos produciendo películas", ha insistido.

Qu, la única participante femenina, está de acuerdo con Barbera en que la alineación masculina de Venecia es un síntoma y no una causa del problema. "Por supuesto que me gustaría que hubiera más directoras presentes en el festival", dice. Pero, "para ir a la raíz del problema, si se animase a más mujeres a trabajar en el cine y tuvieran la oportunidad de asumir papeles creativos importantes, estoy segura de que veríamos más y más películas de mujeres".

Pero no todo el mundo cree que la responsabilidad de la paridad de género debe caer exclusivamente en el lado de la producción de la industria cinematográfica, y hay quien critica que el Festival de Venecia haya relegado las películas de mujeres a secciones con muy poca visibilidad.  Pero Barbera defiende el movimiento argumentando que el mejor lugar para estas películas está fuera de los focos de la competición.

"Cuando se está en competición, por ejemplo, la expectativa de la prensa es mayor: si la película no es lo suficientemente buena, significa que la respuesta de los críticos y la audiencia será peor que en otros casos", cuenta. "Creo que es la única manera de pensar en términos de programación. Lo que nos preguntamos es '¿vamos a ayudar a la película poniéndola en competición o fuera de la competición?'", argumenta, insistiendo en que las película se eligen por su calidad y no por el género de su director.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento