El Ayuntamiento se gastó el año pasado 800.000 euros en devolver a la normalidad lo que el vandalismo se lleva por delante en la ciudad.

¿Los malagueños son especialmente incívicos?

No, no todos. Siempre pagamos justos por pecadores, porque sólo algunos lo pasan bien haciendo esas barbaridades.

¿Qué medidas específicas se van a tomar?

Hay una ordenanza que prevé sanciones. Hemos tenido ya una reunión con los vecinos y vamos a tener otra la próxima semana para tratar temas concretos como el grafiti.

Últimamente estamos teniendo un recrudecimiento de las pintadas y queremos contar con las sugerencias de los vecinos.

Otras ciudades cuentan con una ordenanza que trata de frenar el vandalismo...

Nosotros lo tenemos un poco diluido en otras generales. Pero el grafiti conlleva 300 euros de sanción y al que pillemos se le multará;  hemos tenido que alquilar dos días una grúa para quitar una pintada que estaba a una gran altura. Vamos a ver si modificamos las ordenanzas, según nos digan los vecinos, pero sí queremos emprender campañas de concienciación.

Entonces, ¿prefiere la sanción o la educación?

Los dos aspectos tienen que ir de la mano. Muchos son jóvenes que no saben lo que les puede suponer todo esto, pero algunos terminan en los juzgados de menores.

Para que una ciudad esté limpia, ¿qué es más importante: la conciencia social, las infraestructuras, los medios humanos...?

Lo más importante es el cuidado del ciudadano, pero también tienen su relevancia los medios y la gestión del servicio. Yo misma he visto cómo personas tiran la bolsa de basura a la calle sin mirar siquiera al contenedor.

¿Cómo calificaría el estado actual de la ciudad?

La limpieza siempre es mejorable, pero no creo que esté horrorosa, aunque hay zonas concretas que están peor.

¿Cómo influyen las restricciones actuales por la sequía?

El decreto de sequía nos ha puesto la mano en el cuello. Si sacamos agua de donde no debemos, nos caen unas multas muy altas; no podemos ni extraer de los pozos. Ahora estamos mejor, con las últimas lluvias, pero el decreto nos ha venido fatal.

¿En qué zonas hay que poner más empeño?

No me gustan los planes de choque, porque se desvían todos los medios a un sitio y a los tres días está igual que antes. Eso sí, quiero que se incentive a las zonas que sean realmente cuidadosas con su entorno.

BIO

Nació en León y antes de dedicarse a la política ejerció como abogada. Entre sus aficiones: escribir y el tiro con arco, que aún conserva.