La tensión crece en Rusia  a siete días de las elecciones legislativas. Durante todo el fin de semana se han sucedido manifestaciones contra Putin en Moscú y San Petersburgo. Las protestas han concluido con cientos de detenidos, entre ellos varios opositores candidatos a la presidencia.

Uno de ellos, el ex campeón mundial de ajedrez Gary Kasparov, fue apresado en la marcha del pasado sábado y ha sido condenado a cinco días de arresto, lo que le deja sin apenas margen para hacer campaña de cara a la cita con las urnas del próximo domingo.
Muerto a tiros

La temperatura política también subió al conocerse la muerte, el sábado pasado, de Farid Babaev, un líder regional del partido liberal que fue tiroteado en la puerta de su casa tres días antes.

Por todo ello, el Consejo de Europa ha lanzado, mediante un comunicado de su secretario general, un mensaje claro a Rusia: «La libertad de reunión y la libertad de expresión son condiciones previas para una democracia real».