La sala Gades pasará a ser un espacio para albergar sólo espectáculos de danza y ballet en cuanto se firme un convenio entre Educación y Cultura. Todo hace indicar que volverá a funcionar en enero, tras rechazar la Junta el ofrecimiento del Ayuntamiento a seguir utilizándola para funciones de teatro, representaciones infantiles y conciertos. Y, además, cambiará su denominación, ya que la actual Gades fue concebida por el Consistorio.

El desmontaje (municipal) de la sala Gades ha ocasionado «desperfectos importantes», dicen desde Educación, por lo que su arreglo ha retrasado la puesta en funcionamiento del nuevo programa, que ya está ultimado e incluye montajes de los propios alumnos y profesores de los conservatorios de danza (que tienen su ubicación en el edificio), e incluso de fuera.

Por su parte, el Ayuntamiento afirma que todavía no tiene comunicación oficial y que está a la espera de llegar a un entendimiento. Mientras, Málaga ha pierde un espacio cultural.