El presidente de la Asociación de Padres de Familia Separados de Asturias, Luis Enrique Martínez, dijo ayer que su colectivo se siente «discriminado» en cuanto a subvenciones por el Principado. Denunció que las asociaciones similares de mujeres reciben ayudas del Principado, mientras que el colectivo de Padres Separados no recibe ninguna. Criticó que se destine dinero público para que las mujeres paguen a sus abogados en caso de divorcio. «Es dinero que también procede de los impuestos de los hombres», dijo Martínez. A su juicio eso supone una desigualdad cuando se produce una ruptura. Recordó que en Asturias hay un centenar de asociaciones de mujeres que reciben tres millones de euros del Principado y anunció que presentará una queja ante la Procuradora General.