La tormenta tropical Harvey, cuyo ojo se sitúa frente a la costa central de Texas, sigue arrojando este martes fuertes lluvias y se espera que las inundaciones "empeoren" en el sureste del estado y el suroeste de Luisiana, según ha informado el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.

Harvey, el huracán más poderoso que llega a Estados Unidos en doce años, tocó tierra el viernes en Rockport (48 kilómetros al noreste de la ciudad de Corpus Christi) sobre las 22.00 hora local (03.00 GMT del sábado), con vientos máximos sostenidos de 215 kilómetros por hora. Y ha dejado a su paso 9 muertos, miles de damnificados y unos 30.000 refugiados.

"Pesadilla es la palabra que nosotros usaríamos. El área afectada es gigante y para dar una idea de lo que representa basta decir que es equivalente al tamaño de España", ha dicho en una rueda de prensa la portavoz de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Claire Nullis. Los científicos consideran que lo que está haciendo a esta tormenta tropical tan grave es que "parece moverse muy lentamente y no se aleja, como normalmente ocurre con las tormentas de este tipo... Simplemente se está quedando", explicó la portavoz.

Emergencia en Luisiana

Mientras las autoridades de Houston luchan por encontrar cama para decenas de miles de personas obligadas a abandonar sus hogares por las inundaciones sin precedentes que afectaron a la cuarta ciudad de Estados Unidos tras el paso de la tormenta, el vecino estado de Luisiana se prepara para sufrir inundaciones. Los meteorólogos advierten que Harvey recuperará fuerza y volverá a anegar la costa del Golfo nuevamente el miércoles o jueves.

El presidente Donald Trump declaró el lunes la emergencia en Luisiana, que ya recibía fuertes lluvias. Esta declaración permite al gobierno federal aportar fondos y coordinar las ayudas a través de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA).

Desde la Casa Blanca, el presidente ha afirmado que "la recuperación será larga y complicada" tras el devastador paso del huracán. "Probablemente se trate de una tormenta como nunca hayamos visto (...). La recuperación será larga y complicada".

Las calles de Houston, con 2,3 millones de habitantes, estaban anegadas, mientras sus dos aeropuertos permanecían cerrados para los vuelos comerciales y dos hospitales de la ciudad fueron evacuados este domingo. Los voluntarios, las agencias de rescate y la Guardia Nacional no dejan de evacuar a las personas atrapadas por la inundación.

El pronóstico de su trayectoria sigue siendo difícil para nosotros Hasta el momento, la tormenta tras el paso de Harvey ha dejado, al menos, nueve muertos, una quincena de heridos y miles de damnificados.

Se espera que el huracán -que arrancó techos, tumbó casas móviles y dejó a centenares de miles de personas sin energía en la costa del Golfo- comience a moverse hacia el noreste el martes, arrojando fuertes lluvias hasta el viernes sobre zonas ya anegadas del este de Texas y en el sureste del vecino estado de Luisiana.

No obstante, el director del Servicio Nacional de Meteorología (NWS), Louis Uccellini, dijo en conferencia de prensa que el pronóstico de Harvey es "incierto". "Está creando su propia circulación allá arriba, por lo que el pronóstico de su trayectoria sigue siendo difícil para nosotros. Tenemos que prestar mucha atención".

Refugiados

La Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) espera que deberá atender a al menos 30.000 refugiados en Texas por la inundación, dijo su director, Brock Long, en una conferencia de prensa en Washington. "Esta misión de refugio será una tarea muy pesada. Esperamos que más de 30.000 personas sean ubicadas en refugios temporales", indicó

Los desbordados servicios de emergencia pidieron a los residentes situarse en las zonas altas de la ciudad o en los techos de las viviendas, para poder ser rescatados por helicópteros.

Los daños ascienden a miles de millones de dólares

Las autoridades temen que la situación se agrave cuando en los próximos días descienda el agua del interior del estado a las localidades de la costa. "La situación es grave y va a empeorar", advirtió el gobernador de Texas, Greg Abbott, en la cadena Fox News. Los daños ascienden a "miles de millones de dólares", aseguró.

"No piensen que la tempestad ha terminado", declaró por su parte el alcalde de Houston, Sylvester Turner.

Trump visita la zona

Trump, planea visitar Texas este martes, con el objetivo de evaluar los daños causados por el huracán 'Harvey' y organizar una respuesta al primer desastre natural que se ha desatado durante su mandato.

Trump tiene previsto comenzar la jornada en Corpus Christi, cerca de donde arrancó 'Harvey' el viernes pasado. El presidente irá después a Austin, la capital del estado, para reunirse con sus autoridades, recibir informes sobre el fenómeno y visitar el Centro de Operaciones de Emergencia, según ha informado la Casa Blanca.

"Mi Administración está trabajando con las autoridades estatales y locales de Texas y Luisiana para salvar todas las vidas que se puedan y nos gustaría agradecer toda la ayuda que se está prestando y los esfuerzos que están haciendo las personas involucradas", dijo Trump el lunes en declaraciones a la prensa.

"Una locura"

Con los servicios oficiales de emergencia desbordados por el nivel del desastre, la tarea queda por momentos en manos de un ejército de voluntarios. Algunos forman cadenas humanas mientras otros recurren a sus botes particulares para llevar a los inundados a zonas seguras.

En las ciudades de Houston y Galveston cayeron más de 600 mm de lluvia en un lapso de 24 horas, señaló el NWS. Entre el 1 de junio y el domingo pasado, Houston recibió 1.170 mm de lluvia, lo mismo que normalmente recibe en un año.

Cientos de policías están utilizando helicópteros, barcos y camiones cisterna para rescatar a las personas que se han quedado atrapadas a causa de la catástrofe, por lo que no se descarta que el número de víctimas aumente en las próximas horas. Un rescatista voluntario declaró al canal KTRK TV que hay demasiadas personas para ser evacuadas y pocas embarcaciones.

Kayla Harvey, de 26 años, está realizando labores en Facebook para encontrar a las personas desaparecidas y evacuar a las atrapadas. "Esto es lo que hacemos por nuestra comunidad. No esperamos que venga alguien y nos ayude, vamos y lo hacemos nosotros mismos", ha manifestado.