El estrés de la vida diaria, la falta de tiempo y la incorporación de la mujer a la vida laboral están cambiando los hábitos en la cocina. Los andaluces compran cada vez más productos ya listos para servir o que necesitan poca elaboración, para reducir el tiempo que pasan entre los fogones.

De hecho, las ventas de bolsas de ensalada cortada y lavada, lista para aliñar; de  ajo y cebolla lista para echar a la sartén, y de otros productos hortofrutícolas preparados para su consumo han aumentado casi un 20% en Andalucía en el último año, según las asociaciones agroalimentarias consultadas por
20 minutos. 

El campo andaluz ha tomado buena nota de este nuevo mercado. Empresas, cooperativas, agricultores independientes... todos están adaptando su producción a los nuevos hábitos de consumo para sacar al mercado productos ya semipreparados o preparados.

Sin pasar la noche en agua

Primaflor, una de las empresas más potentes de Almería, por ejemplo, lleva ya tres años embolsando lechuga lista para servir, y ya ha empezado a vender también bolsas de ajo pelado y cortado. Sus competidores, Caparros Nature, han apostado por los productos precocinados más que por los frescos, como conservas de mousse de tomate, berenjenas asadas o coulis de pimiento.

Pero lo más novedoso son los garbanzos que ya vienen remojados que preparan en la cooperativa de Huelva Campo de Tejada o las naranjas ya peladas que los cordobeses de Zamexfruit están a punto de sacar al mercado (ver apoyo).

En Conil (Cádiz), Ntra. Sra. de las Virtudes vende ya bandejas preparadas para el puchero, el gazpacho... «La gente quiere tiempo y nosotros se lo vendemos», explica su gerente, Bartolome Ramírez.

Para los más perezosos

Para los más perezosos, la empresa cordobesa Zamexfruit comenzará a comercializar en 2008 naranjas ya peladas. El proyecto se está realizando en el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera y Alimentaria (Ifapa). Se envasarán en tarrinas y se conservarán durante 15 días sin perder sus propiedades, su sabor y olor.

Otro de los nuevos proyectos andaluces es el envasado y precocido de garbanzos. La Cooperativa Campo de Tejada creará esta línea de producción, ya que los consumidores cada vez compran menos los garbanzos crudos que necesitan ponerse en remojo.