Para un conductor que accede a Barcelona por la Gran Via norte, que debe sortear el colapso en Bac de Roda y el anillo de Glòries entre las 6.30 y las 10.00 h, el trayecto supone invertir 28,6 minutos diarios en retenciones. Al mes, se pierden 11 horas entrando por aquí a Barcelona.

Entre las 6.30 horas y las 10 horas se pierden 28,6 minutos en retenciones
Pero lo más destacado es que, a lo largo del día, estas retenciones no bajan de los 18 minutos, según ha comprobado 20 minutos haciendo un seguimiento de la información de tráfico de la Urbana, diversos días y horarios de mañana y tarde, en la web municipal (www.bcn.cat).

El estado del tráfico ratifica que el recorrido entre Glòries y paseo de Gràcia, a distintas horas de la mañana, no baja de 10 minutos de retenciones, pero ya en Bac de Roda se han superado antes los 18 minutos de atascos. En total, el tiempo invertido en la entrada por Glòries se eleva a 30 minutos en hora punta, a las 8.30 horas.

Atascos diarios

Para los conductores que cada día se ven atrapados en los atascos, el actual nudo viario de Glòries "no tiene sentido", como explica Javier Valverde, un transportista de Badalona. Igual piensa Josefa Sastre, que cada día recorre los pocos kilómetros desde Montgat: "Estoy más rato parada que circulando".

No obstante, "Glòries tiene solución", explica José Parla, representante comercial, si se impulsa el proyecto de reforma de la plaza. El problema, asegura, "está en la Ronda del Litoral y esto sí que no tiene solución".

Lío en las rondas

El futuro proyecto prevé que se entre a Barcelona por la Diagonal y se salga por la Gran Via
Está claro que ni los semáforos ni el carril preferente para bus en la entrada a Barcelona por la Gran Via evitan que éste sea el punto negro de Barcelona.

Otras zonas atascadas son la Ronda de Dalt (entre el Nus de la Trinitat y la avda. Estatut, con medias de 16 minutos de retenciones; o entre esta avenida y Sant Gervasi, con hasta 30 minutos).

Lo mismo sucede con la Ronda del Litoral, sobre todo, entre Rambla de Prim y Josep Carner.

Derribo del actual nudo viario

El nuevo proyecto viario para la plaza de las Glòries eliminará uno de los principales puntos negros de circulación en la zona de levante de la ciudad. El derribo del actual nudo viario elevado mejorará el acceso y la movilidad entre barrios.

Se entrará a la ciudad por la Diagonal y se saldrá por Gran Via, manteniendo en ésta la opción de un carril subterráneo para el transporte público colectivo.

La entrada subterránea se bifurcará en cuatro carriles. Entre Marina y Glòries por Gran Via habrá un carril-bus de dos direcciones.