ASAJA ha defendido en todo momento la necesidad de dar una solución crisis que los fruticultores aragoneses sufren desde la imposición del veto ruso en 2014. "Estas medidas tienen que ir desde soluciones rápidas y de urgencia para dar un respiro a la economía de los productores, como puede ser la retirada de fruta, hasta medidas estructurales para dar rentabilidad a las explotaciones, como pueden ser búsqueda de nuevos mercados, en la que debe colaborar el Ministerio de Agricultura".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.