Familiares de la joven fallecida en el hospital de Valme en el tanatorio
Familiares de la joven fallecida en el hospital de Valme en el tanatorio EUROPA PRESS

La bebé de Rocío Cortés, la joven de 25 años fallecida en el hospital Virgen de Valme de Sevilla capital, en un accidente ocurrido en un ascensor después de que la mujer hubiese dado a luz, continúa este jueves "estable" en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del área de neonatos del departamento Materno Infantil del hospital Virgen del Rocío, según han informado a Europa Press este martes fuentes hospitalarias.

La bebé recién nacida continúa recibiendo cuidados médicos relacionados con la "cardiopatía congénita" que le han diagnosticado los especialistas. Dicha dolencia, según las citadas fuentes, requiere una intervención quirúrgica aún pendiente de ser realizada.

Después de dar a luz a esta su tercera hija mediante una cesárea en el hospital Virgen de Valme, Rocío Cortés, de 25 años y residente en Dos Hermanas, estaba siendo conducida al área de planta, para lo cual un celador introdujo la camilla en uno de los ascensores del hospital. No obstante, el ascensor habría comenzado a subir en un momento en el que el extremo de la camilla donde reposaba la cabeza de la joven no estaba dentro de la cabina, lo que provocó el aplastamiento de su cabeza entre el suelo y el dintel del habitáculo del ascensor.

INVESTIGACIÓN EN MARCHA

El Juzgado de Instrucción número uno de Sevilla investiga ya las circunstancias del accidente merced a la comunicación del mismo por parte del hospital Virgen de Valme, estando a la espera de recibir un atestado por parte del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional. La familia de Rocío Cortés, de su lado, ha denunciado tanto al hospital, como a la empresa responsable del mantenimiento del ascensor en el que ocurrió el accidente.

La Junta de Andalucía, de su lado, ha abierto una investigación interna en torno a las circunstancias del accidente, según la consejera de Salud, Marina Álvarez, quien este pasado domingo protagonizaba ya una comparecencia pública a cuenta del asunto.

El ascensor donde murió la joven, según la consejera, "había pasado todos los controles y cumplía con la reglamentación". Más en concreto, según Marina Álvarez, la máquina había pasado la última revisión técnica por parte de la empresa encargada de su mantenimiento, Orona, el pasado 12 de agosto, así como la inspección reglamentaria del Organismo de Control Acreditado (OCA) el pasado mes de mayo. No obstante, la Administración sanitaria ha encargado un informe a la empresa responsable de su mantenimiento, Orona.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.