Otro desprendimiento obliga a poner vallas junto al ‘escalextric’
Varios policías, en el momento del derrumbe (F. GONZÁLEZ).
Los alicantinos se están acostumbrando a los desprendimientos de rocas. Tras los ocurridos recientemente, en las laderas del Benacantil y el Tossal, el pasado viernes le tocó el turno a una colina situada en los accesos al centro comercial Plaza Mar 2 y cerca del lugar del derrumbe que cortó la línea del TRAM. Aunque una barrera de hormigón evitó que las piedras cayeran a la calzada, Bomberos y Policía Local acudieron y colocaron vallas, por si se caen más.