Un total de 532 kilos de pescado y marisco fueron decomisados por agentes del Servizo de Gardacostas y por los vigilantes de las cofradías de pescadores en las inspecciones desarrolladas durante las últimas dos semanas en las rías gallegas. Entre las actuaciones está el decomiso de 137 kilos de vieira correspondientes a una incautación realizada por vigilantes de la Cofradía de Ferrol. El riesgo que supone la toxina que acumula esta especie provoca que extraer vieiras en zonas no aptas sea constitutivo de delito.