Al respecto, el subdelegado del Gobierno ha pedido a la sociedad cordobesa "calma y tranquilidad, porque no hay ningún dato de que Córdoba sea objetivo especial de los terroristas", aunque ha puntualizado que "esa calma y tranquilidad no quiere decir que se esté libre, porque cualquier país o ciudad que cree en la libertad, la democracia y los valores que nos han hecho grandes siempre será objetivo de los salvajes y de los terroristas islamistas".

En este sentido, ha remarcado que "los terroristas serán derrotados con la unidad de todos y la confianza en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado", de ahí que haya recomendado "tranquilidad", porque "se sigue en el nivel 4 de alerta antiterrorista".

Por su parte, la alcaldesa, quien transmitió tras los atentados su "solidaridad y pésame hacia las víctimas", ha aseverado que desde la ciudad se subraya que "sobre la libertad, la democracia y el estado de derecho dotado no va a haber ninguna grieta, ni fisura en la manera de entender que en este país desde la violencia y el terror no se puede imponer absolutamente nada".

Desde la Delegación del Gobierno andaluz y con las ocho subdelegaciones se desarrollan encuentros, reuniones técnicas y juntas de seguridad en las que se determinan "las medidas de seguridad de refuerzo, intensificación y potenciación de las medidas de seguridad que se toman desde hace dos años debido al nivel cuatro de alerta antiterrorista", ha apuntado el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz.

Cabe señalar que la Mesa extraordinaria de la amenaza terrorista, reunida el sábado en Madrid, ha acordado por unanimidad mantener el nivel 4 (sobre 5) de alerta antiterrorista, aunque se refuerzan algunos dispositivos de seguridad en lugares de afluencia masiva, como las zonas turísticas y se readapta la intensificación de los potenciales objetivos. También se reforzarán los dispositivos de reacción frente a un hipotético atentado o estrechar la colaboración con las policías locales.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.