Pillado "in fraganti" un policía cuando usaba un permiso para minusválido caducado

 

El alcalde de Roma, Walter Veltroni, ha destituido al comandante de la policía municipal, Giovanni Catanzaro, tras ser pillado "in fraganti" cuando utilizaba para aparcar su coche un permiso de estacionamiento para minusválidos que estaba caducado y pertenecía a una anciana que lo había perdido.

El comandante Catanzaro fue denunciado por el diario local "Il Messaggero", que en un reportaje fotográfico mostró cómo el jefe de la policía local aparcaba su vehículo particular en una calle cercana a la céntrica Plaza de España, una zona prohibida, para ir a un restaurante.

Una mujer de 86 años, la titular

En el salpicadero del automóvil, según asegura el diario, ya que la foto se ve borrosa, estaba expuesto un permiso de acceso para minusválidos cuya titular es una anciana de 86 años, documento no válido, ya que la mujer había presentado hace tiempo la denuncia por extravío. Catanzaro se defendió diciendo que el permiso encontrado en el salpicadero de su coche había sido colocado allí "por error" por su compañera sentimental y que corresponde a la anciana madre de ésta.

El ya ex jefe de los municipales romanos aseguró que su compañera lo colocó en su coche para llevar al centro a su madre y a él se le olvidó quitarlo. "Es verdad que soy el comandante de la policía municipal y que no debo cometer irregularidades, pero estoy pagando un precio exageradamente caro respecto a lo que he hecho", dijo.

Asume el error

El comandante reconoce que aparcó en una zona prohibida, pero se preguntó "si existe algún comandante que no ha recibido ninguna multa en su vida" y reconoció que sus acciones pueden ser "censurables" pero cree que ha sido la víctima de "una caza de brujas por parte de la prensa". Catanzaro señaló que se siente "tranquilo" ya que no tenía "ningún interés en llevarse un permiso que no necesitaba", pues, según explicó, después de las 19.00 GMT el acceso a aquella calle está permitido.

El grupo de mayoría de centroizquierda del Ayuntamiento condenó la actuación de Catanzaro y señaló que destituirlo "es lo único que se pude hacer para devolver la confianza a los ciudadanos ofendidos y turbados y para garantizar serenidad al cuerpo injustamente perjudicado por la actuación de su máximo representante". La oposición conservadora, por boca de Francesco Giro, de Forza Italia, comentó que la decisión del alcalde es "un acto necesario" ya que "el que debe hacer respetar las reglas, no puede ser responsable de su incumplimiento".

Apoyo político

El dirigente derechista de Alianza Nacional Gianni Alemanno se mostró también a favor de la decisión del alcalde, pero agregó que Walter Veltroni "mejor hubiera hecho en su día cuando presentamos nuestra perplejidad por el nombramiento de este personaje para dirigir la policía municipal". El secretario del sindicato de policía "Sulpm", Alessandro Marchetti, señaló que es justo que Catanzaro "pague sus errores" y afirmó que "va siendo hora de que Veltroni piense en reformar el cuerpo de policía de la ciudad reflexionando sobre su rol y sus métodos profesionales".

Por su parte, el presidente del sindicato Codacons, Carlo Rienzi, pidió que se realice una verificación extraordinaria de todos los permisos para minusválidos que se han emitido en Roma. Catanzaro estaba al cargo del cuerpo de policía municipal, formado por 6.500 agentes, desde mayo de 2006 y hasta que se designe a un nuevo comandante permanecerán en el cargo los vice comandantes Angelo Giuliani y Donatella Scafati.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento