El menor desapareció este sábado cuando descendía con amigos en una colchoneta por el río Cabriel, en el término de Venta del Moro (Valencia).

Los amigos del joven le perdieron la pista mientras descendían en la zona de la bajada donde hay un pino atravesado.

Tras haber encontrado el cuerpo del pequeño a 500 metros en la zona en la que inicialmente se pensaba que había desaparecido, junto a un cañar.

El menor, que formaba parte de un grupo, se lanzó con una colchoneta en la zona de retorno del río Cabriel y sus compañeros le perdieron de vista sobre las 19 horas del sábado y dieron aviso de su desaparición.

El dispositivo de búsqueda se había reanudado a primera hora de hoy después de finalizar sin éxito en la jornada de ayer, tras rastrear de forma exhaustiva veinte kilómetros del río, dividido en tres zonas inspeccionadas cada una de "forma milimétrica".

En total, el operativo de búsqueda llegaba a las 75 personas Los equipos peinaron todo el terreno desde el punto en el que se le vio por última vez hasta el municipio de Villatoya y se efectuó un reconocimiento en helicóptero.

En el operativo de búsqueda ha participado una veintena de Bomberos del Consorcio Provincial de Valencia, brigadas forestales y voluntarios de Sagunto, especialistas en aguas superficiales.

Además también se habían incorporado los buceadores de los bomberos del Ayuntamiento de Valencia y bomberos del SPEIS de Albacete, así como miembros de Cruz Roja.

En total, el operativo de búsqueda llegaba a las 75 personas, cincuenta en tareas del área operativa y otras veinticinco el labores logísticas.

Según ha informado el Consorcio de Bomberos hoy se habían incorporado a la búsqueda el dron de los bomberos del Ayuntamiento de València, así como varios dispositivos más cedidos por una empresa privada y drones de la Generalitat para estas labores.

El uso de estos aparatos ha propiciado que la Generalitat haya activado el Plan Territorial de Emergencias, que regula el uso de estos dispositivos de vuelo sin piloto en las emergencias.

Durante estos días de búsqueda, las empresas que organizan actividades en la zona había facilitado embarcaciones para colaborar en el rastreo del río. Las tareas de búsqueda se han visto dificultadas por la orografía y el gran caudal que llevaba el río, lo que motivó que la Confederación Hidrográfica del Júcar lo redujera.

Además, en los primeros días de búsqueda hubo problemas de comunicaciones por la falta de cobertura en algunos tramos, que se solucionó, y sobre todo, los trabajos de localización se vieron complicados porque las lluvias de días atrás en Albacete habían hecho que el agua arrastrara gran cantidad de ramas y vegetación.

Consulta aquí más noticias de Valencia.