Talibanes
Antiguos militantes talibanes en una imagen de archivo. EFE

Los talibanes han advertido este martes de que Afganistán se convertirá en el "cementerio" de Estados Unidos después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara un aumento indeterminado de sus tropas en el país asiático y "cambios drásticos" en su estrategia.

"Si los estadounidenses no retiran sus fuerzas de Afganistán, no está lejos (el día en que) Afganistán se convertirá en el cementerio del siglo XXI del imperio estadounidense", ha indicado en un comunicado remitido el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid.

Trump anunció hace unas pocas horas en un discurso a la nación que hará "cambios drásticos" en su estrategia en Afganistán, ya que la retirada de las tropas tendría efectos "inaceptables" en la región, aunque no precisó cuántos soldados enviará al país asiático.

El portavoz talibán ha asegurado que los insurgentes continuarán en su lucha hasta que EE UU abandone el país.

El Inspector Especial para Afganistán de EE UU asegura que la guerra está "estancada" y que los insurgentes controlan el 40% del país

"Mientras que un soldado de EE UU permanezca en el país (...) continuaremos con nuestra yihad contra ellos con la moral fuerte, con plena voluntad y más sobriedad", ha detallado el líder talibán.

Mujahid ha asegurado que la "liberación del territorio afgano de los invasores" supone una obligación religiosa y moral para los afganos.

"Era necesario que América pensara en retirar sus fuerzas en lugar de continuar la guerra", ha añadido el portavoz talibán, que ha señalado que Afganistán no representa "ninguna amenaza para nadie".

La reacción de los talibanes llega después de que el presidente estadounidense anunciara que su país seguirá implicado en la guerra de Afganistán, donde permanecen desde hace 16 años.

Aunque Trump no precisó el número de tropas que enviará, fuentes del Congreso citadas por los medios apuntan a que serán alrededor de 4.000 los militares que engrosarán las filas estadounidenses en el país asiático, donde ya hay destinados unos 8.400 soldados.

Según el informe del Inspector Especial para Afganistán (SIGAR) de Estados Unidos divulgado este mes, la guerra en Afganistán está "estancada", con los insurgentes controlando el 40% del país.