Sala de vistas del juzgado
Sala de vistas del juzgado EUROPA PRESS

Las dos niñas residentes en Barakaldo (Bizkaia) que, según denunció su padre, habían sido sustraídas por su madre y trasladadas a Verín (Ourense) han sido ya entregadas a su progenitor, que había sido condenado por maltrato.

La entrega se ha producido por orden del Juzgado número 1 de Verín, y las dos pequeñas, de 11 y 6 años, hacen ya vida normal en Barakaldo, según han informado fuentes de la defensa del padre, que no han querido facilitar más detalles sobre el caso, dado "lo delicado" del proceso judicial.

El Juzgado gallego dictó el pasado 23 de marzo una orden de búsqueda y detención de la madre por la supuesta sustracción de las niñas denunciada por su padre, que cuenta con la custodia legal provisional.

Los dos miembros de la pareja habían presentado denuncias por maltrato y ambos fueron condenados El juez había ordenado previamente a la mujer que regresara con las niñas a Barakaldo, donde residían, para que las menores retomaran sus estudios, pero el plazo para la vuelta venció sin que acatara la resolución.

Los dos miembros de la pareja habían presentado denuncias por maltrato y ambos fueron condenados, pero la mujer recurrió la sentencia y fue absuelta en segunda instancia, y el hombre fue condenado a un año y cuatro meses de alejamiento, plazo que finaliza en septiembre.

En una comparecencia por videoconferencia ante el Juzgado, la madre señaló que se había llevado a las niñas porque se sentía amenazada y porque su exmarido la seguía.

A finales del pasado mes de febrero, la hija mayor avisó a su padre de que la madre se las llevaba a Galicia, por lo que el progenitor solicitó medidas judiciales urgentes para evitar el traslado.

La mujer se llevó a sus hijas a una casa propiedad de su madre en Verín, pero cuando agentes de la Guardia Civil acudieron a la vivienda ya no se encontraban allí y desde entonces permanecían en paradero desconocido.