Según ha informado el Instituto Armado en una nota de prensa, los hechos sucedieron en la madrugada del 17 de agosto cuando en la Central de la Guardia Civil 062 recibieron la llamada de un agente del Cuerpo Nacional de Policía que se encontraba fuera de servicio y que comunicó que vio cómo "un varón saltaba el muro de una vivienda desde su interior en la localidad de Aljaraque, por lo que retuvo a esta persona por si estaba realizando alguna actividad ilícita".

Ante esto, inmediatamente desde la Central se dio aviso a una patrulla de Seguridad Ciudadana y a Policía Local del municipio y, una vez en el lugar, los agentes de ambos cuerpos policiales observaron al agente de la Policía Nacional que dio el aviso junto a un varón.

De este modo, los agentes identificaron a esta persona y a otros dos varones que lo esperaban en un vehículo estacionado en un lugar cercano, inspeccionando el interior del mismo, por lo que fueron localizados una gran cantidad de objetos de los cuales, estas personas no pudieron acreditar su procedencia lícita y fueron detenidos.

Al día siguiente, fue citado en el cuartel de la Guardia Civil el propietario de la vivienda de la cual huía el varón, que reconoció "sin ninguna duda" que los objetos eran de su propiedad. Explicó que los objetos habían sido robados en dos robos denunciados el día anterior y que fueron perpetrados en el interior de su domicilio y de su vehículo, ya que las llaves del automóvil también fueron sustraídas por los presuntos autores.

Los objetos recuperados, entre los que había dos teléfonos móviles, varios relojes, una radio cd, diversas camisetas de equipaciones de fútbol, útiles de aseo personal y un par de gemelos, entre otros, han sido devueltos a su legítimo propietario.

Por su parte, la colaboración de los tres cuerpos policiales ha sido fundamental para la detención y el esclarecimiento de los dos robos.

Consulta aquí más noticias de Huelva.