Mossos en La Rambla
Mossos en La Rambla EUROPA PRESS

El Ayuntamiento de Barcelona culpa a la Generalitat de Cataluña de que no hubiera bolardos en la Rambla que pudieran evitar el recorrido letal que los terroristas realizaron el jueves pasado, matando a 13 personas e hiriendo a decenas más.

El equipo de Ada Colau sostiene, tal y como informa La Vanguardia, que en la Junta de Seguridad del pasado mes de diciembre, después del atentado en Berlín, la Generalitat descartó poner obstáculos fijos en las principales vías peatonales de Barcelona.

El Ministerio del Interior había recomendado, después del atropello masivo que mató a 11 personas en un mercado navideño, reforzar la seguridad en todos los centros de las ciudades. Sin embargo, siempre según la versión del Ayuntamiento, la Generalitat consideró que los puestos, los árboles y las fuentes a lo largo de la Rambla eran suficiente obstáculo.

El lugar elegido por la furgoneta, uno de los más vulnerables de la arteria barcelonesa, siempre suele estar vigilado por patrullas de la Policía, alegó entonces la Generalitat. Algunas voces habían criticado al Ayuntamiento por no haber colocado bolardos que evitaran la tragedia, pero el consistorio recordó que su papel en la seguridad es aplicar las decisiones que toma la Generalitat.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.