La investigación se inició el pasado 11 de agosto cuando el representante de una empresa de la localidad de Boiro (A Coruña) denunció que habían accedido al interior de su fábrica y habían sustraído del interior 660 kilos de plomo "del denominado de pesca", según ha precisado la Benemérita.

Tras las gestiones realizadas para localizar el material sustraído, la Guardia Civil pudo recuperar una parte en chatarrerías cercanas a la zona.

En relación a este caso, no se descartan más detenciones de personas implicadas en los hechos. Sin valorar los daños, el material sustraído alcanzaría los 1.100 euros.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.