Añadió, en un comunicado, que este atentado, perpetrado en una de las principales arterias de vida de Barcelona, supone un "ataque contra todos los españoles, contra las naciones de Europa y contra la democracia como base" de la civilización.

Por último, desde la Cámara autonómica se hace un llamamiento a "no ceder ante la amenaza" del terrorismo, así como a la unidad de la ciudadanía contra la violencia. "Juntos rechazamos el odio terrorista y apelamos a la defensa de la libertad y de la vida como pilares de la sociedad", concluyó.