Antonio Guterres
Antonio Guterres, durante una cumbre de la ONU en Ginebra en 2014. Salvatore Di Nolfi / EFE

El secretario general de la ONU, António Guterres, aseguró este miércoles que las consecuencias de una posible acción militar en Corea del Norte son "demasiado horribles como para siquiera contemplarlas" y se ofreció para mediar en el conflicto. Guterres, en una conferencia de prensa, pidió a todas las partes que apuesten por la diplomacia y que rebajen la retórica de enfrentamiento de las últimas semanas.

"A medida que las tensiones aumentan, también lo hace el riesgo de malentendidos, errores de cálculo y de escalada", avisó el diplomático portugués. De regreso a Nueva York tras unos días de descanso, Guterres afirmó que la tensión en torno a la península coreana está en un nivel "no visto desde hace décadas", en medio de la escalada verbal que han protagonizado Washington y Pyongyang.

El presidente de EE UU, Donald Trump, amenazó recientemente a Corea del Norte con "una furia y un fuego jamás vistos en el mundo" si seguía amenazando a su país, a lo que Pyongyang respondió anunciando un plan para bombardear la isla estadounidense de Guam.

Ante esa situación, el secretario general de Naciones Unidas llamó este miércoles a recordar el "enorme sufrimiento" que causó la guerra de Corea, que comenzó hace 67 años y que dejó más de tres millones de muertos. "Necesitamos prestar atención a las lecciones de la historia para no repetir los errores", señaló.

Guterres opinó que la reciente resolución con más sanciones a Corea del Norte aprobada por el Consejo de Seguridad supone un claro mensaje al país sobre la necesidad de respetar sus obligaciones internacionales. Defendió que la unanimidad lograda en torno a ese texto supone una "oportunidad" para la diplomacia y el "diálogo". "Voy a mantenerme en estrecho contacto con todas las partes involucradas y estoy listo para ayudar de cualquier forma", dijo Guterres.