Las perseidas
Las perseidas ATLAS

Los días 11, 12 y 13 de agosto aparecen marcados en amarillo fosforito en el calendario de cualquier persona a la que le guste observar de vez en cuando el firmamento. Las Perseidas, también denominadas lágrimas de San Lorenzo, aparecen en el cielo un par de días del mes de agosto de cada año.

La noche del 12 al 13 de agosto será el mejor momento para observarlas, aunque no vale cualquier lugar. Lo mejor es irnos a un sitio oscuro, sin contaminación lumínica y con horizontes despejados.

"Lo más fácil es observar una lluvia de estrellas: no hacen falta ni prismáticos, ni telescopios, ni hay que protegerse con filtros. Hay que buscar un sitio alejado de la luz de las ciudades, tumbarse y dejar que los ojos se acostumbren a la oscuridad y disfrutar", asegura Francisco Colomer, astrónomo del Observatorio Astronómico Nacional (OAN).

Lugares para disfrutar de las Perseidas

Buscamos algunos sitios alejados de la luz, donde poder admirar en plena naturaleza y con total calma esta lluvia de estrellas, y encontramos, por ejemplo, el pico más alto de España, el Teide. El volcán está avalado con el certificado Starlight como cielo óptimo para la observación astronómica y hasta él son muchas personas las que acuden cada noche para ver las estrellas.

Tampoco hace falta volvernos locos buscando el punto más alto del país o el campo menos contaminado. La playa es otro lugar en el que disfrutar de esta mágica noche, acompañada del sonido de las olas y sobre la arena. La playa de Rota, en Cádiz; la de Gijón, en Asturias; o la de Valencia son algunas de las grandes apuestas para este espectáculo.

El aeródromo de la Cervera, en Cáceres es uno de los sitios preferidos de los oriundos para observar el firmamento en estos días clave.

No podría faltar el espacio natural protegido de mayor superficie de la Comunidad de Madrid, conocido como La Pedriza. Es un gran sitio para disfrutar de las lágimas de San Lorenzo. Su belleza atrae a numerosos senderistas y también a aquellos aficionados a observar el cielo.