Según ha informado el Ayuntamiento en una nota, esta autorización viene a dar respuesta a la petición realizada por la Asociación por la Recuperación de la Memoria Democrática, Social y Política de San Fernando (Amede) y los familiares de los represaliados para acometer la fase definitiva que servirá para recuperar los restos óseos humanos de quienes fueron enterrados en la fosa común del camposanto isleño y posteriormente proceder a su identificación, cotejándolos con los datos biológicos de los familiares que aguardan desde tiempo atrás encontrar a quienes sufrieron persecución y darles una digna sepultura.

El Consistorio ha calculado que en la fosa común existente en el cementerio isleño pueden encontrarse enterradas hasta 217 personas represaliadas.

Esta nueva fase de intervención ha dado comienzo este miércoles tras la diligente actuación tanto de la Junta de Andalucía como del Ayuntamiento, que emitió la autorización inmediatamente posterior a que la administración autonómica publicara en el BOJA (Boletín Oficial de la Junta de Andalucía), el pasado lunes 7 de agosto, la orden firmada por el vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia y de Memoria Democrática, Manuel Jiménez Barrios, por la que se aprobaban siete intervenciones en fosas comunes distribuidas en cuatro provincias, Cádiz, Sevilla, Málaga y Huelva.

En el caso de la provincia, la actuación que cuenta con luz verde por parte de la administración autonómica ha sido la de San Fernando, una vez estudiadas por el Comité Técnico de Coordinación de actuaciones en torno a la recuperación de la memoria histórica y el reconocimiento institucional y social de las personas desaparecidas durante la Guerra Civil y la posguerra.

Para el gobierno municipal la aprobación de esta intervención demuestra la "sensibilidad" de la Junta hacia las numerosas familias que reclaman "justicia y dignidad para las personas desaparecidas y asesinadas".

El presidente de Amede, Eladio Asencio Barbacil, ha destacado la importancia de la aprobación de esta fase por parte de la Junta y el Ayuntamiento, al explicar que con su ejecución "se podrá localizar la totalidad de los restos óseos, exhumarlos y proceder a su identificación genética, todo ello tras una primera fase en la que los trabajos consistieron en la indagación y localización de la fosa común, así como la comprobación de existencia de restos, algo que el equipo técnico pudo constatar".

La segunda fase del proyecto contará con un presupuesto de 17.990 euros, sufragado por la administración andaluza. De esta manera, la Dirección General de Memoria Histórica de la Junta reafirma su compromiso con las políticas de memoria que promueve, siendo la recuperación física de las víctimas y la reparación moral de sus familiares uno de los pilares fundamentales de este compromiso.

También participará económicamente la Diputación de Cádiz mediante un convenio y a través de su Servicio de Memoria Histórica y Democrática, que ya formó parte activa del acuerdo firmado que posibilitó la primera fase llevada a cabo en la fosa común del camposanto isleño entre los meses de noviembre y diciembre de 2016.

Para la ejecución de los trabajos de la segunda fase se cuenta con profesionales contratados gracias al presupuesto aportado por la Junta. La autorización del Ayuntamiento para acometer los trabajos de excavación y exhumación se concede hasta diciembre de 2017. En estos cuatro meses y medio deberán intervenir sobre la fosa común localizada en una extensión de 30 metros de largo por cuatro metros de ancho y cuatro metros de profundidad, y para ello contarán con el apoyo de equipos e infraestructura aportados por el Ayuntamiento, desde materiales y herramientas a instalaciones en el mismo camposanto, donde serán custodiados los restos óseos antes de ser enviados a Granada para su análisis genético.

El Ayuntamiento ha indicado que estos primeros trabajos ejecutados entre este miércoles y jueves están centrándose en las catas cuatro y cinco, es decir, en la zona del patio de la fosa común más próxima a la puerta de acceso a lo que antaño era un pequeño cementerio protestante. En este enclave fue donde, hace ahora nueve meses, se encontraron hasta cuatro cadáveres de personas represaliadas, alguna de ellas con evidentes signos de violencia y vainas de munición detonadas que pudieron ser utilizadas para estos asesinatos.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.