Lechuza
Un ejemplar de lechuza común, una de las aves más afectadas por los atropellos. GTRES

La población de aves nocturnas, como la lechuza común o el mochuelo europeo, ha decaído según los últimos análisis del programa Noctua de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife).

Una tendencia que es especialmente preocupante en el caso de la lechuza común que ha perdido un 13% de su población desde el año 2005 y que, en regiones de Andalucía, Castilla-La Mancha, Murcia o las Islas Baleares, se ha visto reducida a la mitad.

Además de la lechuza común otras cuatro especies, de las nueve estudiadas por el programa Noctua, han visto reducida su población desde que se empezó a monitorizar su actividad.

"Debemos tomar estos datos como indicadores y tener en cuenta que tiene que haber una explicación que afecte al resultado", asegura a 20minutos Juan Carlos del Moral, coordinador del Área de Estudio y Seguimiento de Aves de SEO/BirdLife. Del Moral señala que la desaparición de los pequeños roedores, de los que se alimentan estas especies, es una de las principales causas de la caída progresiva de la población de aves nocturnas.

"Los sistemas agresivos en la agricultura acaban con las pequeñas especies", señala del Moral, que asegura que con estos sistemas se acaba con la forma de alimentación de estas especies. Una amenaza a la que se suman la destrucción de sus nidos en los centros urbanos y el uso de pesticidas en los campos.

El coordinador de SEO/BirdLife propone un modelo de agricultura ecológica que apoye a los pequeños agricultores y ganaderos que trabajen de forma sostenible para evitar que sigan desapareciendo estas especies. "Se está perdiendo mucha fauna ligada, por lo que se pierde biodiversidad y se pierde calidad de vida", señala del Moral.