Un avión de Air France
Un avión de Air France espera en una pista antes de despegar. Toussaint Kluiters / EFE

La compañía aérea Air France obligó a un pasajero con sobrepeso a pagar el coste del segundo asiento que necesitaba ocupar y le humilló moralmente hasta aceptar las condiciones, según una sentencia de un tribunal de Gran Instancia francés.

Al pasajero, Jean-Jacques Jauffret, de 43 años y unos 170 kilos de peso se le devolverán los 500 euros del sobre-costo que pagó y será indemnizado con otros 8.000, por daños morales.

La aerolínea no pudo demostrar que el avión iba completo

También ha sido condenada la agencia en línea Go Voyages en la que el hombre compró el billete. El tribunal galo reconoció que Jauffret sufrió una "humillación moral" en agosto de 2005 porque en un vuelo de Nueva Delhi a Francia se le cobró este 'plus' de obesidad por "la saturación del vuelo", según alegó la aerolínea.

Los magistrados reprocharon a la aerolínea el no poder demostrar que el avión iba completo, y el no haber presentado el texto de las condiciones generales de venta, que son las que tienen valor jurídico, sino una simple "nota de información" de Internet de su sitio, en la que se indica que un pasajero, que no cabe en un asiento, puede comprar un segundo con una reducción del 25% al 33%.