Los actores Angelina Jolie y Brad Pitt, antaño una de las parejas más mediáticas de Hollywood, siguen en pleno proceso de divorcio y como su separación definitiva se alarga ya casi un año y el interés por los detalles es tanto, es inevitable que uno y otra hagan declaraciones a los medios, a pesar de haber pactado silencio para proteger a su familia.

Angelina Jolie hacía recientemente unas declaraciones a Vanity Fair, recogidas por Europa Press, en las que afirmaba que "los niños han sido muy valientes... en estos momentos en los que necesitaban serlo". Lo malo llegó después, pues sus palabras eran fácilmente interpretables por cualquiera que haya seguido el proceso de divorcio y otras declaraciones anteriores de Jolie.

"Todos nos estamos curando de esta situación... No se están curando del divorcio, están sanando de algunas cosas de la vida", decía, lo que para muchos era una referencia a los supuestos problemas de Brad Pitt con el control de ira, atribuidos por la propia Angelina jolie y su mala relación con el alcohol, confesada por él mismo.

Y aunque Brad Pitt no ha contestado directamente, un amigo cercano al actor aseguraba a In Touch que las palabra de Angelina Jolie son una forma de decir que "los niños se están curando de Brad y él está herido", por esa insinuación. "Siente está quedando como el malo y no puede soportarlo".

Al parecer, según esa fuente, Brad Pitt siente que Angelina "ha utilizado sus dotes de interpretación para ponerle como el malo y culparle por acabar con la familia". Sin embargo, la fuente asegura que el actor "se ha recuperado y ha hecho una gran auto-mejora en los últimos nueve meses. Brad sabe que está muy bien con los niños y eso es lo único que le importa".