Central de Garoña
Central de Garoña EUROPA PRESS

La nuclear de Garoña almacena en la piscina del reactor 2.505 elementos combustibles (de alta radiactividad) que representan más del 96 % de su capacidad, además de varios miles de bultos de residuos de baja y media actividad (RBM).

Así se refleja en la última memoria del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) al Parlamento (2016) en la que se detalla que, tras la descarga completa del núcleo de los elementos combustibles en diciembre de 2012 y su ubicación en la piscina, el número de posiciones (espacios) libres es actualmente de 104.

La parada de la planta, tras la extracción del combustible, se realizó sin autorización del entonces Ministerio de Industria, motivo por el que Nuclenor la empresa propietaria fue sancionada, según recordó el pasado martes 1 el ministro de Energía, Álvaro Nadal, al anunciar la denegación del permiso de explotación a Garoña.

Las piscinas de los reactores en las que se sumergen los elementos combustibles gastados (demasiado calientes y radiactivos) son grandes tanques de agua que actúan como refrigerante y blindaje frente a la radiación.

Ha sido necesario recurrir a contenedores blindados para solventar el problema

El principal problema es su capacidad, por lo que para solventarlo ha sido necesario recurrir a contenedores blindados en seco en los denominados Almacén Temporal Individualizado (ATI).

Actualmente se usan contenedores de almacenamiento en seco en los ATI existentes en las nucleares de Trillo y Ascó, ambas en operación, y José Cabrera (Zorita) en desmantelamiento.

La piscina de Garoña almacena desde 2012 un total de 2.505 elementos combustibles, que representa el 96,01% de una capacidad total de 2.609, pero el proceso de desmantelamiento obliga a su retirada previa de esta ubicación, operación que corresponde a Nuclenor (Endesa e Iberdrola), el titular de la planta.

Según la memoria del CSN al Parlamento, el almacén temporal previsto para Garoña -planteado antes del cese definitivo de actividad- estará constituido por dos plataformas de hormigón cada una de ellas para 16 contenedores ENUN 52B, diseñados por Equipos Nucleares (ENSA), con capacidad para 52 elementos combustibles BWR.

La autorización de la ejecución y montaje de este ATI en Garoña se aprobó en octubre de 2015 y en mayo de 2016 el CSN recibió la solicitud de puesta en servicio de dicha modificación de diseño.

El almacén temporal previsto para Garoña contará con 16 contenedores

Otras nucleares operativas como Ascó (Tarragona) también cuentan con un ATI con 11 ocupados, en este caso del modelo denominado HI-STORM, y Trillo con 32 contenedores ENSA-DPT, según la memoria del CSN.

El almacén temporal de Zorita alberga 16 contenedores, de los cuales 12 de ellos están cargados con elementos combustible gastado y 4 con residuos especiales procedentes del reactor, aditamentos y otros, lo que representa el 100% de su capacidad para este fin.

El número total de elementos combustibles almacenados, a 31 de diciembre de 2016, en las centrales (residuos de alta actividad) era de 15.082, de los que 8.345 elementos son de las plantas de agua a presión (PWR) y 6.737 de las centrales en ebullición (BWR), de este último los 2.505 de Garoña.

Otra cuestión son los denominados residuos de baja, media y muy baja actividad (RBM) para lo que Enresa cuenta con el almacén de El Cabril (Córdoba). Pero no todos los RBM están en el Cabril. Solo el pasado año, las nucleares españolas generaron 2.859 bultos que fueron acondicionados en bidones (suelen ser de unos 220 litros) y en contenedores metálicos , de los cuales el 11 % correspondió a Garoña.

Allí se generaron 304 bultos de residuos de baja, media y muy baja actividad de los cuales 92 fueron llevados al Cabril.

Así pues, los almacenes de Santa Maria de Garoña de RBM estaban al 43,3 % a finales de 2016 con 4.158 bidones almacenados equivalentes a 220 litros, el 43% de una capacidad total de 9.576.