El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, tuvo ayer un lapsus durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso y se refirió a Ceuta y Melilla como territorios marroquíes. Al responder a una pregunta del PP sobre las relaciones con el país vecino, Moratinos dijo que éstas son buenas y que así lo demuestra la reciente visita de los Reyes a Marruecos, en referencia a las ciudades autónomas. Pese a que corrigió su equivocación inmediatamente, no pudo evitar las risas en la bancada popular.