Rebaja, rebajas, consumo, precio, precios, IPC, ropa
Imagen de una tienda de ropa en rebajas. EUROPA PRESS

Cada español consume una media de 34 prendas de ropa al tiempo que desechan entre 12 y 14 kilos, la mayor parte de la cual acaba siendo comercializada en el mercado de segunda mano.

Son datos del informe publicado por la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil (Asirtex), que refleja que durante el periodos 2007-2015 descendió el gasto por hogar pero se mantuvo el número de prendas consumidas, lo que certifica un crecimiento del consumo por la tendencia low cost.

Esto, dicen, genera un riesgo ecológico, puesto que "estamos creando hábitos inadecuados al favorecer un hiperconsumo innecesario y, además, la ropa barata se fabrica con una materia prima cada vez peor, que dificulta e incluso impide su reciclaje", ha explicado el presidente de Asirtex, Pedro Andrés Oliver.

De las prendas descartadas, entre 1,5 y 2,5 kilos por persona/año acaban directamente en vertedero y solo un 20% se puede reciclar como relleno de colchones, acústicos térmicos, tabiques aislantes o trapos.

"El sector produce unas 100.000 millones de prendas anuales en el mundo, de las cuales alguna empresa española genera 1.000 millones" lo que "terminará ahogando al consumidor".

Riesgo

Su conclusión es que "en este momento la industria textil es una de las más contaminantes del mundo" y "todo apunta a que el futuro pasará por las incineradoras" pese a que el informe recuerda que el compromiso de España con la UE es reciclar 490 millones de kilos de ropa anuales en 2020.

Ante las dificultades del reciclaje, queda la opción del mercado de segunda mano "donde termina casi toda la ropa que no va a vertedero, porque no existen donaciones reales: al final, hasta la ropa que se da gratis para los pobres acaba convertida en negocio".

En los años 80 del siglo pasado la ropa usada se destinaba "prioritariamente a familiares, amigos o vecinos necesitados", en los 90 "cobraron fuerza los vínculos comunitarios como las parroquias" y en el siglo XXI "se ha impuesto el anonimato especialmente a través de contenedores en vía pública".