Soraya: "Cuando me defiendo, lo hago por todas las mujeres y por mis seguidores"

  • La cantante extremeña lanza 'El Pretendiente', su nuevo single junto a Mister Mimon, con el que recupera su ritmo latino.
  • Soraya tiene previstas diferentes actuaciones por España en el mes de agosto.
  • "Me miro al espejo y me gusto. Me estoy convirtiendo en la persona que había soñado".
La cantante extremeña Soraya Arnelasdurante su entrevista en 20 Minutos.
La cantante extremeña Soraya Arnelasdurante su entrevista en 20 Minutos.
JORGE PARÍS

Soraya Arnelas (Valencia de Alcántara, 1982) tiene por delante un verano ajetreado con la promoción de su nuevo single estival, El Pretendiente (Universal Music), y varias actuaciones por España: 31 de julio en Plasencia (Cáceres), 12 de agosto en Vitigudino (Salamanca), el día 15 en Burjassot (Valencia), el 18 en Málaga y el 20 en Hospitalet (Barcelona). A pesar de que el trabajo le deja muy poco tiempo para estar con su hija, la pequeña Manuela nacida en febrero, la cantante da gracias a la vida por poder vivir de su sueño.

Hablamos con ella de su carrera, su visión de la nueva edición de Operación Triunfo -a punto de estrenarse- y de Eurovisión. Sin embargo, en los últimos meses, la extremeña ha sido el blanco de muchos dardos en las redes sobre su "extrema delgadez" y ofensas contra su papel como madre. Soraya, lejos de agachar las orejas, muestra su carácter y responde a las críticas con una sonrisa.

En el tema El Pretendiente irrumpe con otro giro musical, en este caso un ritmo latino en castellano muy bailable y veraniego. ¿Es una pista de cómo va a ser su siguiente álbum?

En el año 2005, cuando salí de Operación Triunfo, uno de mis primeros singles se llamaba Corazón de fuego, era latino y lo grabé con uno de los productores más importantes de cantantes latinos, Kike Santander. Y en el año 2008 también saqué otro single latino, Fruto prohibido. Es verdad que luego me he dedicado sobre todo a hacer música electrónica, pero sí he tenido momentos puntuales de latino en mi carrera, sobre todo de baile. Aunque a la gente ahora le sorprenda, estoy conectando de nuevo con aquella época. ¿Antesala de un nuevo álbum? No, no tiene nada que ver. A mí me gusta sacar temas exclusivos y puntuales para el verano, lo llevo haciendo desde hace un par de años. En la época estival me gusta sacar un single dedicado por y para el verano. Luego alomejor podemos recuperarlo para el álbum como bonus extra o algo así, eso tendríamos que verlo. Pero de momento, esto es El Pretendiente, verano 2017 y es proyecto único.

"Hago música que vaya con mi imagen y energía"

Con cada trabajo nos sorprende manejando diversos géneros musicales, ha pasado por el pop, dance, disco...¿hay algún estilo pendiente que le gustaría tocar?

No, te aseguro que lo que podía llegar a hacer, ya lo estoy haciendo. Obviamente no me voy a meter nunca ni en heavy ni en flamenco. Pero la música de baile digamos que es mi hilo conductor, en un ámbito más latino o electrónico, pop o dance, pero siempre la música de baile. No suelo ser una cantante que la gente conozca por baladas. ¿Algún género más? Quizá algo más duro como el techno, pero no es el caso. Siempre me muevo en músicas más comerciales, como el disco o dance; música que vaya más con mi imagen y mi energía.

¿Qué nos vamos a encontrar en sus próximas actuaciones de este verano?

Empecé en mayo con la gira por España del verano y ahora estoy combinándolo con la promoción. En este mes de agosto tengo conciertos el día 31 en Plasencia, Laredo, en las Fiestas de Málaga... pero, sobre todo, mucha promo. Estaré en Cámbiame, Las mañanas de TVE, Vive la vida, Sálvame... Eso sin contar la parte personal, que tengo a mi hija de 5 meses y estos huecos que me quedan los reservo para ella, salir y hacer mi vida.

Actriz, azafata...y, por fin, la música

Este parece ser el año de Operación Trinfo, un programa al que siempre ha dicho que debe mucho. ¿Ha pensado alguna vez en organizar un reencuentro con sus compañeros de la 4ª edición?

No, no tendría sentido. Yo creo que los que realmente cumplen años es la primera edición, ellos son los pioneros de OT y quienes marcaron un antes y un después. Los de mi año 2005 tenemos nuestros chats y hablamos entre nosotros.

OT es algo que te cambia la vida y hemos vivido momentos muy importantes juntos. Es un programa del que me enorgullezco por el cambio que ha dado a mi vida. Me estoy dedicando a algo que me hace muy feliz y no puedo tener malas palabras para ello de ninguna manera.

Yo cuando viene a Madrid con 17 años quise ser actriz. Lo que realmente me gustaba hacer en la vida era algo artístico, no ser cantante. Ya había hecho teatro, había participado en radio y me gustaba el contacto con el público. Cuando eres mayor de edad tienes muchas cosas en la cabeza y obviamente no sabes exactamente por dónde tirar.

Cuando no me cogieron en la escuela para ser actriz mi madre me dijo: "¿qué vas a hacer? ¿Qué es lo que te gusta?". Me gusta viajar, los idiomas, me gusta el público... y una prima me propuso ser azafata de vuelo, a lo que me dediqué tres años. Pero necesitaba un cambio porque no era tan feliz como imaginé; y entonces aparecieron los casting de OT y sentí que tenía que presentarme. Volví a conectar con mi parte artística y esa fue la definitiva. Yo venía de un coro de monjas en el colegio, pero eso no me daba posibilidad de escribirlo en ningún currículum ni nada. Había hecho zarzuela y presentado temas en radio, pero todo en plan novato.

De hecho, fui a acompañar a una chica de Bilbao cuya pasión era ser cantante y, bueno, como en tantas otras historias, me terminaron cogiendo a mí. No la he vuelto a ver. Pero por fin conecté con esa parte de mí y aquí estoy hoy.

Ha estado presente en el último casting de Madrid. ¿Cuáles son sus impresiones sobre los seleccionados?

Hay gente con mucho talento y mucha gente extranjera y con muchas ilusiones, se les nota en la mirada, y que lleva tiempo persiguiendo este sueño. De hecho, te diré que me encontré con personas que estuvieron en mi casting y que todavía lo siguen intentando. Hay historias muy emocionantes. Es uno de los mensajes que les diría a los que entren en la Academia: no tengáis miedo, hay mercado para todos.

¿Qué consejo le daría a los futuros concursantes de la Academia?

Todo depende de la personalidad de cada uno. Recuerdo que yo me ponía muy, muy nerviosa y lo único que hacía era sonreír todo el rato. Al final, eso caló porque me veían un persona muy alegre. Hay unas pequeñas pautas para presentarse a un casting y es prepararte diferentes temas donde tú puedas mostrar tus recursos vocales. Por ejemplo, ir bien ataviado es importante. Mientras estaba sentada en el casting con Noemí Galera, se fijaba en cómo cogía el micrófono o en cómo ibas vestido. Son pequeños detalles que ellos lo toman en cuenta. El hecho de que te prepares en tu casa para la prueba quiere decir que te lo tomas en serio y que vienes con ganas, y eso se nota. Y cantar a la persona que te está escuchando, todo eso cuenta.

Etiquetas que romper y sueños por cumplir

Tras el revuelo que provocó esta última edición de Eurovisión y el debate entre sencillez o espectáculo, ¿cree que el festival ha perdido parte de sus valores?

No, todo lo contrario. Creo que cada vez lo estamos enfocando mejor, lo hemos visto con el caso de Portugal. Fue una simple voz que traspasa y que transmite un mensaje bonito. Incluso para la gente que no entendió nunca lo que cantaba, pero la melodía llegó y eso es lo más bonito del mundo: la música pura y dura, sin más. El festival también está cobrando más peso porque hay más países que quieren formar parte, como Australia. Los resultados de la audiencia lo abalan. Y a los cantantes nos interesa, es por lo que luchamos, que nuestra música se convierta en la banda sonora de muchas vidas. Pero yo no volvería a repetir la experiencia porque ya lo he vivido, tuve mi oportunidad. Yo ya tengo a mi público.

Su carrera y su vida guardan cierta similitud con su compañera de profesión Rosa López (OT, Eurovisión...), y ahora ella ha lanzado un reality en el que quería mostrarse tal y como es y desprenderse de las etiquetas que se le han impuesto. ¿Usted querría liberarse de alguna etiqueta que le hayan colgado?

Sí, de borde. Mucha gente me dice que tengo una imagen borde, como de altiva, y no lo soy. No te lo vas a creer, pero no soy tan abierta como la gente cree. Aunque no lo creas, me da vergüenza estar con mucha gente. Cuando estoy trabajando soy también muy cuadriculada y concentrada en mis cosas. Por eso, a veces cuando explico las cosas y estoy seria, la gente me dices que parezco distante, pero nunca lo he sido.

Ha comentado que cumplió un sueño al convertirse en madre. ¿Qué más sueños quedan por hacer realidad?

Muchos. En la vida hay que tener sueños siempre, porque si no la vida sería muy aburrida. A mí me queda seguir creciendo como artista y lograr mi meta. Tener 80 años, mirar atrás y decir ¡guau!, pero, sobre todo, vivir de lo que he amado siempre -que es la música-, acompañada de mis amigos, mi familia, eso es por lo que lucho. Te pueden llegar muchos premios, millones de visitas en tus trabajos...pero eso es puntual. Lo más bonito es que te den la oportunidad de seguir ahí.

Las redes sociales, un arma de doble filo

Las redes sociales siempre piden naturalidad y normalizar la vida de personajes públicos como usted, pero son las primeras en estallar ante cualquier muestra de lo que los usuarios consideran "privado". ¿Cuál es el límite entre lo que se puede publicar y lo que no?

Hay muchos otros aspectos que no muestro, por eso te digo que solo lo hago con cosas con las que realmente me siento segura, como el tema del deporte –compartir rutinas con mi gente- , ya que mi padre se dedicó al fútbol y es un tema que siempre he tenido presente; la comida y cocinar, compartir novedades con mis fans... Ahora con la maternidad es un tema que podría guardarme para mí porque es un tema escabroso, pero estoy viviendo un momento muy bonito; Manuela le ha dado mucho sentido a mi vida y seguridad en otros ámbitos. Por eso me gusta compartirlo, porque sé que hay muchas mujeres que están viviendo lo mismo que yo y aprendemos las unas de las otras. Aunque, bueno, hay muchas cosas más durante el día que no sacamos.

Pero hay un doble filo en las redes sociales. Lo que he aprendido al fin y al cabo es a darle importancia a lo que realmente la tiene. Hay que ser sensato en la vida y no le puedes dar importancia a los comentarios de la gente que no te conoce y hace valoraciones que no son de peso. Si lo hiciera mi familia, amigos o pareja, me lo tomaría en serio, pero es gente aburrida en casa. Y si no, los bloqueas, que para eso está el botón de bloqueo. Pero, vamos, yo leo lo justo. Estoy trabajando y subo fotos, pero no puedo estar todo el día en las redes sociales.

Las redes se han ensañado con usted en varias ocasiones en temas delicados como su aspecto físico o su papel como madre. En lugar de esconderse, usted ha respondido a esas críticas. ¿Cree que la mejor defensa es un buen ataque?

Absolutamente. Y creo que eso es lo que no se espera la gente. No hay que entrar en ciertos temas ni darles demasiada bola, pero sí tengo una cosa clara, y es que tengo mucha gente y jóvenes que me siguen. Por eso cuando salgo en mi propia defensa no lo hago porque a mí me molesten, lo hago como espejo para quienes me siguen, esos jóvenes a los que hacen bullying, y que vean que las personas a las que siguen hacen frente a estos personajes. Que ellos también lo hagan, que sean fuertes y no se callen ni se dejen apabullar por los detractores. Se trata de que lo tomen un poco como ejemplo.

Cuando me han tocado la tecla con el tema de ser madre, lo hago en defensa de las mujeres, no porque a mí me afecte, sino porque si a mí me lo hacen, obviamente se lo harán a otras mujeres que probablemente no estén preparadas para asumir esa avalancha de críticas. Yo sí estoy preparada, llevo 13 años recibiendo por todos lados, pero ellas no. Y quizá no sean tan fuertes como yo. Lo hago simplemente como ejemplo, aunque no me gusta que me tomen como ejemplo en muchas cosas, pero en este caso sí. Lo hago para que sepan que a esta gente hay que hacerles frente, porque no nos podemos callar. Estamos ante un momento en el que no hay que bajar la guardia, sino plantarle cara a todo en la vida y luchar. Si no lo hacen las leyes, que no lo están haciendo, habrá que hacerlo.

Mi caso son anécdotas comparados con otros en los que ha habido muertes y la gente todavía se ríe. Hemos llegado a un punto en el que si la ley no lo hace, lo hacemos nosotros. Yo, como personaje público, sirvo para mucho más que para cantar. Hay mucha gente que nos sigue y tenemos voz para mandarles el mensaje. Quien quiera callarse y no entrar en el tema, que lo haga, pero yo no soy así.

Observando sus perfiles y publicaciones sabemos que se ha atrevido con cambios de imagen muy dispares que acompañan un poco cada etapa de su vida, pero ¿cómo es la auténtica Soraya?

Me parece súper divertido que me preguntes eso. Ese es el misterio de la artista: conocer a la persona. Somos afortunados de poder hacer esto y dedicarnos a una profesión en la que podamos divertirnos tantísimo. Me doy cuenta de lo bonita que es cuando hablo con vosotros: subirte a un escenario, maquillarte y vestirte como quieres y, encima, recibir el aplauso del público, que canten tus canciones y sean felices con tu música. No puedo parar de dar las gracias, es maravilloso mi trabajo. Me encanta apoyar cada proyecto que sale con un cambio de look: ahora morena, ahora rubia... va también con mi personalidad. Yo soy así y me gusta divertirme con lo que hago. Si lo puedes apoyar y encima crear un mundo, digamos, de fantasía, escuchando tu música, se convierte en algo maravilloso. Creo que tenemos mucha suerte. No les puedo decir nada a los que se meten con mis cambios de imagen, yo es que me lo paso bien.

Soy una persona divertida, con un punto de locura y valiente para hacer lo que quiero en la vida. Por otro lado, soy perfeccionista, me gusta hacer las cosas bien. Soy el ying y el yang, dependiendo del momento soy blanco y negro, muy dual. Creo que es un poco como todos, lo que pasa es que conecto muy bien con esas dos partes. Encima del escenario soy la artista y cuando bajo, soy la persona con los mismos problemas de todo el mundo: pago la hipoteca, al Estado...Combino esas dos partes. Puede sonar un poco loco, pero hay que buscar el equilibrio. Si fuera tan perfeccionista como en mi vida profesional me amargaría.

Balance y futuro

¿Siente que es ahora cuando verdaderamente está tomando las riendas de su carrera?

No, diría que estoy disfrutando. Las riendas las cogí desde el primer día, desde que salí de OT me quise tomar muy en serio la oportunidad que me daban y llevo 13 años trabajando día sí y día también. No me arrepiento de nada, pero, si tuviera que cambiar algo, hubiera buscado un equilibrio más saludable. Porque quizá me di demasiado a mi trabajo y hubo momentos en los que quizá no me reconociese delante del espejo y perdí la sonrisa. No me gustaba lo que veía en él. Me había convertido en una máquina de trabajar. Pero ahora no, ahora estoy disfrutando mucho porque creo que ya no tengo que demostrar que canto. Y Manuela me ha enseñado a hacer eso: estar más tranquila y relajada.

Me miro al espejo y me gusto. Me estoy convirtiendo en la persona que había soñado: quería ser madre y lo he conseguido, tener un hueco en la música y lo tengo, ser feliz con ellos, y lo soy. Estoy formando una familia y, a nivel profesional, con este nuevo proyecto estamos consiguiendo cosas que no hemos conseguido con otros, y eso me motiva. Estoy consiguiendo nuevas metas y creo que estoy en un momento muy bonito, tanto profesional como personal

Haciendo balance de estos 13 años de carrera, ¿qué cantante le gustaría llegar a ser en un futuro?

Al mirar a largo plazo mi carrea siempre pienso en una Liza Minelli, una Tina Turner...gente con mucha fuerza sobre el escenario y que lo dan todo al cien por cien, respetando siempre a su público y siendo muy rigurosos en sus carreras. Digamos que es un poco lo que a mí me gustaría: recordar mi paso por la música intentando siempre evolucionar y aportando cosas nuevas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento