Andrés Cortabitarte, imputado por el accidente del Alvia en Angrois (Santiago de Compostela)
Andrés Cortabitarte, imputado por el accidente del Alvia en Angrois (Santiago de Compostela). EFE

El cargo de Adif Andrés Cortabitarte, investigado por el accidente del tren Alvia ocurrido en Angrois hace cuatro años, que dejó 80 muertos y 144 heridos, ha declarado este jueves ante el juez y ha achacado el accidente "a un exceso de velocidad del maquinista".

Precisamente un análisis de riesgo "deficiente", a juicio de la Audiencia Provincial de A Coruña y también del instructor, es el que mantiene en calidad de investigado a Cortabitarte, que en su día era director de seguridad en la circulación de Adif y ahora ocupa la subdirección de gestión logística de aprovisionamiento.

Según fuentes jurídicas, Cortabitarte ha expuesto ante el juez, como ya había afirmado anteriormente en los recursos, que la responsabilidad recaería sobre su homólogo en Renfe y sobre Ineco, la empresa de consultoría que comparten Renfe y Adif.

Estas mismas fuentes han señalado que Cortabitarte también ha asegurado ante el magistrado instructor, Andrés Lago Louro, que el sistema ERTMS, del que desconocía que había sido eliminado de los últimos kilómetros del trazado, no hubiera evitado que se produjera el accidente por el que se le imputan 80 delitos de homicidio y 144 de lesiones por imprudencia laboral grave.

En esta jornada, Cortabitarte ha cambiado su estrategia y ha respondido a las preguntas de su abogado, del juez, y del nuevo fiscal del caso, Mario Piñeiro, que ha relevado por primera vez al anterior, Antonio Roma, que lo dejó el pasado mes de mayo.

El alto cargo de Adif, que estaba citado para declarar a las 13.00 horas, se ha negado a responder a los medios tanto cuando llegó a los juzgados, a las 10.15 horas, como a su salida alrededor de las 17.15 horas, después de unas dos horas de interrogatorio.

Los peritos

A lo largo de la mañana también han declarado dos de los tres peritos que han elaborado informes sobre el accidente: el designado por la Xunta, Juan Carlos Carballeira, que ha cambiado su versión; y otro independiente, César Mariñas, que ha ratificado su informe y cuyavisión coincide con la de la Agencia Ferroviaria Europea (AFE), que todavía está pendiente de publicar su propia investigación al respecto.

Carballeira, que había afirmado que "no era obligatorio realizar una evaluación integral de riesgos en el trazado según la normativa europea", ahora ha pasado a asegurar que "sí se realizó una evaluación completa", según las modificaciones verbales que ha hecho ante el juez de su informe original.

Los tres peritos citados en el juicio han mostrado versiones diferentes

Por su parte, Mariñas ha defendido el contenido de su informe, que apunta a que, de haberse hecho los controles pertinentes en el tramo Ourense-Santiago, "se habrían detectado deficiencias en la curva de A Grandeira" que se podrían haber subsanado.

La propia Agencia Ferroviaria Europea (AFE) también había ratificado en su momento la versión de Mariñas, aduciendo además que el riesgo en la curva de Angrois "había sido identificado" y que Adif no cumplió con sus responsabilidades "al no haber hecho nada para subsanarlo", traspasando de esta forma la responsabilidad al maquinista del tren Alvia, Francisco José Garzón Amo.

Un portavoz de la Plataforma de Víctimas del Alvia 04155, Arturo Domínguez, ha calificado de "patética" la declaración del perito designado por la Xunta y ha celebrado con optimismo que la declaración de Cortabitarte "pueda dar lugar a nuevas imputaciones tanto en Renfe como en Ineco".

El pasado lunes, 24 de julio, las víctimas conmemoraron el cuarto aniversario de la tragedia reclamando, como cada año, "verdad, justicia y reparación", con la vista siempre puesta en la depuración de responsabilidades, tanto políticas como técnicas y penales.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.