El Senado de EE UU ha tumbóeste miércoles la primera propuesta de los republicanos sometida a votación en esa cámara para derogar y reemplazar Obamacare, la reforma sanitaria del expresidente Barack Obama.

Con 43 votos a favor y 57 en contra, los republicanos no fueron capaces de aprobar un proyecto en el que hace semanas que trabajan, que les ha urgido el presidente, Donald Trump, pero al que se opusieron nueve senadores de su propio partido.

Ante la falta de entendimiento, se espera que los republicanos lleven al Senado una derogación reducida de Obamacare conocida como "skinny bill" o "ley flaca", en la que solo sometan a votación enmiendas en los pocos aspectos en los que hallen consenso.

Estas votaciones llegan después de que la Cámara Alta aprobase  por la mínima iniciar un nuevo procedimiento legislativo para mantener vivo el debate sobre el futuro de la ley sanitaria.

El debate, aprobado por un voto

Donald Trump logró este martes que el Senado de EE UU aprobase su propuesta de comenzar el debate para derogar la ley de salud promovida por el expresidente Barack Obama por un solo voto de diferencia y pese a carecer de un plan alternativo para sustituirlo.

Este es el principio del fin del ObamacareEl vicepresidente Mike Pence, como presidente de la Cámara Alta, tuvo que deshacer el empate a 50 votos entre republicanos y demócratas, ya que las senadoras conservadoras Susan Collins y Lisa Murkowski se pronunciaron en contra de la moción y media docena más de parlamentarios conservadores mantuvieron en el aire su decisión hasta el último momento.

El senador republicano por Arizona John McCain, diagnosticado recientemente con un cáncer cerebral, regresó a Washington tras ser intervenido para respaldar la revisión del Obamacare y pedir sus compañeros un acuerdo con los demócratas para consensuar la futura norma sanitaria.

El propio Trump le agradeció después su presencia en esta votación "vital". "Este es el principio del fin del Obamacare", zanjó después en una conferencia de prensa.

Los republicanos dudan

Y es que los republicanos no se ponen de acuerdo sobre cómo tumbar el conocido como Obamacare.

Hasta el momento, los tres proyectos legislativos presentados no contentan a los republicanos, incapaces de acordar una salida viable para cumplir una de las principales promesas de campaña de Donald Trump, cuyo empeño dejaría sin seguro médico a unos 24 millones de personas perderían su seguro médico en los próximos 10 años.

Horas antes, Trump había asegurado que este martes sería un "gran día" y que lograría una "gran victoria para el pueblo".

El lunes, en un discurso desde la Casa Blanca, Trump había criticado a su partido, exigiendo a los republicanos que "hagan su trabajo" para legislar de nuevo sobre la atención sanitaria de los estadounidenses.