Un juzgado de Tarragona ha abierto una investigación por el supuesto homicidio imprudente de un bebé de 18 días que acababa de ser circuncidado. El juez ha ordenado la búsqueda de una persona ajena a la familia que podría ser responsable de la muerte del niño.

El menor, hijo de dos nigerianos con la documentación en regla, falleció sobre las 21.30 horas del domingo en un domicilio del barrio del Pilar de Tarragona. El padre avisó a una ambulancia porque su hijo se estaba muriendo.

Causas de la muerte

Los médicos sólo pudieron certificar la muerte del menor, igual que los agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) y el forense que se desplazaron hasta la vivienda. El forense determinó en un primer momento que el niño había muerto al ahogarse con su propio vómito.

El menor falleció por un 'shock' hipovolémico por pérdida de sangre a través de una herida peneal

Sin embargo, un examen más a fondo del bebé evidenció que sufría una herida sangrante en el pene, probablemente fruto de una circuncisión. Asimismo, la autopsia, que el titular del Juzgado número 3 de Tarragona ya tiene, ha determinado que el menor falleció por un 'shock' hipovolémico por pérdida de sangre a través de una herida peneal.

Los padres del niño ya declararon ante el juez como testigos y apuntaron a una tercera persona, no familiar, como responsable de la muerte. Ahora el magistrado ha ordenado la búsqueda de esta persona, de quien no ha transcendido la identidad, y ha abierto una causa por posible homicidio imprudente.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TARRAGONA