Boticaria García
Marián García, Boticaria García. JORGE PARÍS

Esta tarde en la playa le ha picado una medusa a la chica de la sombrilla de al lado. Se han acercado a dar consejo todos los cuñados de Alicante e incluso ha venido corriendo con la lengua fuera una cuñada desde Castellón porque no quería perdérselo.

No ha faltado ni un solo mito. Un señor con bigote ha propuesto frotar la picadura con arena a lo que la cuñada de Castellón, sacando una botellita del bolso, ha contestado que mejor lavarla con agua mineral y jabón. Les ha mandado callar la mujer del señor con bigote diciendo que lo primero era desinfectar con alcohol o vinagre. Luego ha intervenido un quinto en discordia (y en braga náutica) para pontificar que en estos casos lo mejor es "un poquito orina". Ante las risas ha dicho muy serio que el remedio era eficaz porque lo había visto en la tele. Sólo le ha faltado ofrecerse voluntario.

Intentando frenar aquel disparate estaba yo cuando ha aparecido el socorrista, con su tabla roja y su camiseta fosforita. A la chica de la picadura no sé, pero a mí este muchacho me ha salvado la vida. Aquella gente tenía toda la pinta de merendar farmacéuticas "anti-mitos".

Y es que los mitos con respecto a las medusas se deben en parte al aura fantástica que rodea a este bicho y en parte también a que su picadura es muy particular. Las medusas tienen cnidocitos, unas células que se clavan como una aguja inyectando el veneno urticante.

Si no se actúa de forma adecuada, el remedio puede ser peor que la enfermedad.


Los siete pasos para curar correctamente una picadura de medusa:

1. Lavar la zona sin frotar con suero salino o agua de mar. El vinagre solo vale para algunas especies concretas: ante la duda, abstenerse.

2. Retirar los tentáculos usando guantes y arrastrando con una superficie plana como una tarjeta de crédito. Sí, ¡una tarjeta de crédito! No hay que usar pinzas: pueden romperse los restos de las "agujas" y quedar dentro.

3. Aplicar bicarbonato diluido al 50% con agua de mar.

4. Aplicar hielo durante 5-15 minutos envuelto en una bolsa o trapo. Nunca directamente.

5. Valorar el uso de antiinflamatorios como ibuprofeno y cremas con hidrocortisona que alivien el picor. No se aconsejan antihistamínicos tópicos porque pueden causar reacción con el sol (fotosensibilidad).

6. Si los síntomas empeoran, acudir a urgencias.

7. Evitar el sol en la picadura y usar cremas solares de alta protección.

Recuerden ustedes: si este verano les pica una medusa, ni orina, ni vinagreta. Agua de mar, bicarbonato... ¡y una tarjeta!