El aviso se recibió este miércoles y los técnicos del servicio de Recursos Agrarios, Vías e Infraestructuras de la Diputación de Zaragoza (DPZ) ya se han desplazado hasta la zona para evaluar la situación.

Antes de iniciar cualquier trabajo, se va a inspeccionar el terreno con un georradar. Posteriormente, una vez descartado cualquier riesgo y analizado el problema, se iniciarán las actuaciones para reabrir la carretera lo antes posible y con las debidas garantías de seguridad.

La dolina se encuentra a aproximadamente medio kilómetro de la rotonda de acceso a Luceni y a unos 70 metros del punto en el que apareció la anterior sima, que también obligó a cortar la carretera y que se reparó haciendo inyecciones de mortero para asentar el terreno y colocando un terraplén reforzado por el que cruzar sobre la cavidad.

Mientras la carretera CP-3 continúe cortada, los turismos que deban circular entre Boquiñeni y Luceni tendrán que utilizar la VP-24 entre Luceni y Gallur, la A-127 de Gallur a Tauste y la propia CP-3 para acceder a Boquiñeni o Luceni.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.