La consejera de Educación, Sonia Gaya, ha destacado que hay "total colaboración" con la Fiscalía de Sevilla en el caso del exdelegado de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía en Sevilla Francisco Díaz Morillo por el nombramiento "ilegal" de una profesora, y ha expresado su "colaboración y respeto al procedimiento administrativo y judicial".

Así ha respondido la consejera a una pregunta planteada en el Pleno del Parlamento por Patricia del Pozo sobre qué medidas tiene previsto tomar respecto a este asunto, porque, asegura la diputada popular, parece que la Fiscalía "pone por fin las cosas en su sitio", ya que afirma que "hace años que vienen pasando cosas muy gordas en la delegación, una auténtica trama de actuaciones arbitrarias e ilegales".

De este modo, Gaya ha indicado que su departamento incoó el pasado 24 de octubre expediente disciplinario a dos jefes de servicio de la delegación, y "aún estando en fase de instrucción el procedimiento, el trabajo llevado a cabo se ha puesto a disposición de la Fiscalía con fecha 8 de junio", por lo tanto, destaca, "existe una total colaboración".

Asimismo, Gaya ha expresado su "colaboración y respeto al procedimiento administrativo y judicial", e insiste en que se ordenó "abrir una información reservada una vez constatados los indicios de que no se había actuado conforme a la norma" y "de inmediato se cesó a los jefes de servicio y se abrieron los correspondientes expedientes disciplinarios para determinar las responsabilidades pertinentes".

De este modo, y ante la admisión a trámite de la Fiscalía, Gaya explica que "se ha suspendido para quedar a lo que la instancia judicial determine y ese material se ha remitido a la Fiscalía".

Además, afirma que la administración "ha tenido en cuenta en su actuación la protección jurídica de los derechos de los funcionarios expedientados, la seguridad jurídica de todo el proceso y respeta los tiempos y los pasos que exigen tanto el procedimiento de régimen disciplinario que ya estaba en marcha como el procedimiento judicial abierto". "Seremos respetuosos con el trámite judicial y con sus tiempos", subraya.

Por su parte, Del Pozo ha asegurado que parece que la Fiscalía "pone por fin las cosas en su sitio", porque, asegura "hace años que vienen pasando cosas muy gordas en la delegación, una auténtica trama de actuaciones arbitrarias e ilegales, como intrusos en los docentes de los convenios, brutal abuso de docentes en tareas administrativas o irregularidades en los procesos de escolarización".

"Comprenda que este tipo de prácticas atentan contra el derecho y la igualdad de los profesores y familias", afirma, al tiempo que asegura que "esto es un iceberg que lleva años creciendo" y espeta a la consejera que "no diga que se están depurando responsabilidades porque uno de los presuntos máximos responsables está en la Agencia IDEA" y "a día de hoy no hay quien se ocupe de la Dirección de Recursos Humanos de la delegación porque todo el que llega sale corriendo cuando ve todo lo que hay allí".

PP: "HABÍA UNA AMAÑO BRUTAL DE SILENCIO"

Además, asegura que "no se ha hecho nada en la Delegación Provincial de Sevilla sin que los supiera la Consejería" y "si le dicen lo contrario no le están diciendo la verdad", toda vez que afirma que "había un amaño brutal de silencio", porque "puede garantizarme aquí hoy que su actual viceconsejera y su actual directora general de Recursos Humanos no sabían nada de esta asunto", pregunta.

En este sentido, Del Pozo apunta que le ha llegado un cronograma "que es el de la vergüenza, de una persona que no sé cuántos recursos puso y nadie le hizo caso pese a alertar de lo que estaba pasando", y pregunta a Gaya "si se compromete a traerle el expediente de contratación de la hija del anterior inspector jefe de la Delegación de Sevilla y del expediente disciplinario que se abrió".

Por último, la diputada popular dice a Gaya que acaba de ser nombrada y "no tiene porqué tragarse esto", por lo que le pide "depurar responsabilidades en la Delegación Provincial de Sevilla".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.