Así, una veintena de organizaciones de defensa animal españolas y europeas consideran positiva la futura ley "que erradicaría la crueldad en las plazas de toros, que de ponerse en práctica podría extenderse a otros países que practican la tauromaquia".

Según constata AnimaNaturalis en un comunicado, esta normativa, impulsada por el Govern balear, no prohibirá expresamente los festejos taurinos, pero fija numerosas restricciones para su celebración.

Las organizaciones firmantes del Manifiesto de apoyo a la Ley suman cerca de 20 millones de socios en todo el mundo y decenas de millones de simpatizantes en las redes sociales, comenzando por las organizaciones nucleadas en la plataforma Mallorca Sin Sangre, liderada por AnimaNaturalis y CAS, así como la asociación LIBERA! Illes Balears, la asociación veterinaria AVATMA, la Fundación Franz Weber, PETA, Human Society International, Mercy for Animals y CoPPA entre muchas otras.

El portavoz de AnimaNaturalis en Mallorca, Guillermo Amengual, ha considerado que esta normativa puede ser un paso adelante: "Eliminar todos aquellos componentes de la lidia que afectan directamente al toro y le producen un sufrimiento extremo es urgente y nos permite avanzar en materia de protección animal", ha afirmado.

Desde la asociación de veterinarios, AVATMA, y a través de su presidente, José Enrique Zaldívar, se han aportado al articulado las restricciones necesarias con el fin de evitar, en lo máximo posible, el padecimiento de los toros que serán lidiados.

"El reconocimiento del sufrimiento físico y emocional en estos animales es una evidencia científica que nadie puede negar en la actualidad", ha aseverado Zaldívar.

ACTUAL REDACCIÓN DE LA LEY

La actual redacción de la ley indica que podrá haber festejos en las plazas de Baleares siempre y cuando no se hiera o se mate al toro. Únicamente se podrán utilizar capotes y muletas, pero en ningún caso banderillas o estoques, o cualquier elemento corto punzante que se clave en el cuerpo del animal.

El articulado prohíbe también la entrada a las plazas a los menores de 18 años y obliga a pasar controles antidopaje a los toros y a los toreros antes y después del festejo, entre otras muchas restricciones.

En cuanto al tradicional 'correbou' del municipio mallorquín de Fornalutx, seguirá celebrándose, aunque con limitaciones añadidas para que el animal no sufra. En ese sentido, no será posible utilizar cuerdas para atar a la res por los cuernos, no se permitirá adquirir un toro de lidia y no se podrá sacrificar al animal tras el encierro.

Acabado el 'correbou', el toro será trasladado a una finca.

El pasado 13 de junio la Cámara regional aprobó ya tomar en consideración la citada propuesta. Votaron a favor de iniciar la tramitación parlamentaria las tres formaciones citadas, mientras que el PP y Ciudadanos votaron en contra. Por su parte, Proposta per les Illes (PI) se abstuvo.