El acusado les habría obligado a permanecer semidesnudos en el suelo, a practicar ejercicios físicos hasta el agotamiento, les habría introducido en la bañera con agua fría y, a los chicos, les habría puesto picante en la zona genital, según ha adelantado este jueves el diario Segre citando un auto de la Audiencia de Lleida.

Tras haber sido detenido, se decretó para el hombre prisión provisional sin fianza, pero a finales del pasado año, el juzgado acordó la libertad provisional bajo el pago de una fianza de 6.000 euros que ya habría abonado, por lo que habría salido del centro penitenciario.

Consulta aquí más noticias de Lleida.