Atentado suicida en Mogadiscio
Varias personas pasan junto a un coche convertido en un amasijo de hierros tras un atentado suicida perpetrado contra un restaurante en Mogadiscio (Somalia). Said Yusuf Warsame / EFE

Los atentados terroristas bajaron el 9% a nivel global en el año 2016 y generaron menos víctimas mortales que en 2015, pero el grupo yihadista Estado Islámico (o Daesh) amplió sus acciones y su alcance fuera de sus bastiones en Irak y Siria.

Así lo recoje el informe anual del Departamento de Estado de EEUU, publicado este miércoles, que señala a Irán (enimigo de los aliados estadounidenses de Arabia Saudí) como "principal Estado patrocinador del terrorismo" y vuelve a incluirlo un año más, junto a Siria y Sudán, en una lista negra de naciones sobre las que ha impuesto sanciones.

Un 20% más de ataques yihadistas

"El Estado Islámico siguió siendo la amenaza terrorista más potente a la seguridad global, con ocho filiales reconocidas y numerosas redes no declaradas que operan fuera de la principal concentración del grupo en Irak y Siria", indica el documento.

El Estado Islámico ha perdido casi un cuarto de su territorio en un añoEl Daesh fue "responsable de más ataques y muertes que ningún otro grupo" terrorista en 2016, con un 20% más de atentados y un 69% más de muertes en Irak que en 2015, y atentó en 20 países el año pasado gracias a sus tentáculos en África Occidental, Afganistán, Pakistán, Egipto, Libia y Yemen, agrega.

Aún así, el grupo terrorista perdió "casi un cuarto del territorio que controlaba en Siria e Irak al comienzo del año", y quedó "en su punto más bajo en cuanto a fuerza en el campo de batalla desde al menos 2014" gracias a los esfuerzos de la coalición internacional que lidera Estados Unidos.

En Europa, cometió atentados "contra objetivos simbólicos y espacios públicos", como el de Niza (sur de Francia), el 14 de julio de 2016, cuando murieron 87 personas al embestir un camión de gran tonelaje a la gente que celebraba la fiesta nacional francesa en el paseo marítimo o el cometido en un mercado navideño en Berlín.

Estados Unidos calcula que alrededor del 30% de los combatientes procedentes de países de la Unión Europea (UE) que se habían unido al EI en Siria e Irak "han regresado" a sus lugares de origen, y que en 2016 hubo "significativamente" menos ciudadanos de Europa Occidental y los Balcanes que se unieron a los yihadistas.

Atentado en Irak

11.072 ataques en todo el mundo

En 2016 se cometieron 11.072 ataques terroristas en todo el mundo, que provocaron 25.600 muertes, lo que supone un descenso del 9% en los atentados y del 13% en las víctimas mortales respecto a 2015, apunta el documento.

Los atentados crecieron en Irak, Turquía, Somalia o Sudán del SurEl descenso "se debió principalmente a la reducción de los atentados y las muertes en Afganistán, Siria, Nigeria, Pakistán y Yemen", aunque otros países experimentaron un aumento, entre ellos Irak, Turquía, Somalia, Sudán del Sur y la República Democrática del Congo, según el documento.

En 2016 hubo ataques terroristas en 104 países del mundo, pero el 55% de ellos se concentraron en apenas cinco: Irak, Afganistán, Pakistán, India y Filipinas; mientras que el 75% de las muertes se produjeron en Irak, Afganistán, Pakistán, Siria y Nigeria.

El papel de la Guardia Revolucionaria

Irán, Sudán y Siria repiten un año más en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo del Departamento de Estado, que supone la imposición de sanciones como la prohibición de la venta y exportación de armas y un veto a la ayuda económica.

La fuerza Quds -la unidad de elite y de operaciones internacionales de la Guardia Revolucionaria iraní- "siguió teniendo un papel desestabilizador en conflictos militares en Irak, Siria y Yemen", y Teherán siguió "trabajando" con el grupo libanés Hizbulá a favor del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, agrega.

Cuba fue retirada en 2015 de la lista de Estados patrocinadores y, pese a la retórica agresiva del presidente estadounidense, Donald Trump, hacia la isla, no se la ha reintroducido, ni el Departamento de Estado hace mención específica alguna al país en su informe.

En Latinoamérica y el Caribe, Estados Unidos cree que hay "vulnerabilidades" como "fronteras porosas, capacidades limitadas para aplicar la ley y rutas establecidas de tráfico" de personas y drogas, que han "ofrecido oportunidades a grupos terroristas locales e internacionales". Sin embargo, elimina la referencia a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) de la lista de amenazas tras firmar la paz con el gobierno del país.