Np Ftm Y Fotografía
Np Ftm Y Fotografía AYUNTAMIENTO DE TARAZONA

Durante este mes, han sido 302 niños, de entre 3 y 12 años, los que, a través de juegos y actividades plásticas, han aprendido la importancia del patrimonio y de su conservación, y también pautas de comportamiento para ayudar a su protección. Estos talleres se realizan con la colaboración de la Ludoteca Municipal de Tarazona, y se ponen a disposición de otras ludotecas y campamentos privados de la comarca.

El gerente de la FTM, Julio Zaldívar, ha destacado que "la mejor manera de trasmitirles la importancia de respetar y conservar el patrimonio es haciéndoles protagonistas y ofreciéndoles la posibilidad de que lo sientan como suyo. Estamos convencidos de que estas acciones tienen una influencia muy positiva y de que con ellas se conseguirán buenos resultados en el futuro".

Por eso, algunas actividades se han llevado a cabo en el taller de restauración de la Fundación, donde los niños de a partir de cinco años han conocido qué factores afectan a la conservación de una obra y han visto de cerca cómo es la labor del restaurador e incluso han probado algunas de sus herramientas de trabajo.

Mientras, los más pequeños, entre 3 y 5 años, y de la mano de los técnicos se han aproximado a conceptos como qué es un monumento, qué es una obra de arte y los motivos por los que hay que cuidarlos. A partir de ese contenido básico se ha introducido la figura del restaurador como el médico que ayuda a que los "tesoros" de Tarazona se conserven en buen estado.

AGOSTO

Como novedad, este año los talleres de conservación del patrimonio continuarán en agosto, si bien se centrarán en el patrimonio industrial.

Así se mostrará a los niños el origen y los usos de algunos edificios de los que son usuarios como la propia ludoteca que antiguamente era el silo; el lugar de ensayo de las agrupaciones musicales y folclóricas, y la oficina del sindicato de riegos, que se corresponden con las antiguas estaciones del tren; el Parque de la Estación y la Vía Verde del Tarazonica, que se correspondían con el trazado la vía ferroviaria que unía Tarazona con Tudela, o el pabellón municipal que fue una importante industria textil.

"Aprenderán a preguntarse el origen de las cosas y entenderán que también cambian y evolucionan. Que los edificios se transforman y adquieren distintos usos, pero que en esa transformación hay que ser respetuosos, recordar su historia original, su importancia, y su fisonomía, pues son monumentos importantes que nos cuentan cómo fue Tarazona y que embellecen nuestra ciudad", ha resaltado la técnico de la Fundación, Lola Zueco.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.