El acusado se enfrenta a una petición de pena de tres años de cárcel y se le requiere una fianza de 20.000 euros, según se recoge en la interlocutoria para la apertura del juicio oral.

En concreto, la testigo protegida número 31, que es inquilina del acusado, explicó haber sufrido amenazas por su parte y que este trató de convencerla para que no declarara ante los investigadores.

Según relató la testigo ante el juez y el Fiscal Anticorrupción, P.R.C. se personó en su casa y le llegó a decir "¿qué te crees que estás segura? Nosotros lo sabemos todo, tu juez pasea su perro por Es Fortí y tú ni acabarás bien ni acabarás aquí".

A esto, la testigo protegida le pidió que no la amenazara más y el encausado le dijo que "de eso quería hablar, de lo que había declarado y de lo que has dicho y de lo que tienes que decir".

Cabe recordar que el pasado miércoles el juez instructor del caso, Manuel Penalva, imputó a dos personas dentro de este caso por obstrucción a la justicia ya que habrían intentado desacreditar a esta testigo.