Theresa May derramó "una lágrima" tras perder la mayoría absoluta en las elecciones

  • Ha confesado que le llevó "unos minutos asumir" el batacazo electoral de unas elecciones que ella misma había adelantado.
  • Fue su marido quien le informó de los resultados del 8 de junio.
  • Nunca llegó a plantearse la dimisión, ha asegurado en una entrevista a la BBC.
La primera ministra británica, Theresa May.
La primera ministra británica, Theresa May.
EFE

La primera ministra británica, Theresa May, ha admitido este jueves que derramó "una pequeña lágrima" al enterarse de que había perdido la mayoría absoluta en las elecciones del 8 de junio, pero añadió que nunca pensó en dimitir.

En una entrevista con ocasión de su primer aniversario en el poder, la líder conservadora dijo que los resultados de las elecciones, que ella misma había decidido adelantar, y en las que los sondeos le auguraban una victoria arrolladora, fueron un "completo golpe".

"No consideré dimitir porque sentí que tenía la responsabilidad de asegurarme de que el país tenía un gobierno", dijo May a la radio BBC.

"Lo que dije a mis colegas es que yo los metí en ésto, y yo iba a trabajar para salir de ahí", añadió.

May explicó que fue su marido Philip quien le informó de la proyección de los desastrosos resultados tras el cierre de los colegios electorales. "Me llevó unos minutos asumirlo", narró y añadió que él la abrazó y ella derramó "una pequeña lágrima en aquel momento".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento