Bebé recién nacido
Un bebé recién nacido. PIXABAY

Una investigación de la Universitat de València determina que martes y miércoles son los días de la semana en los que más nacimientos se producen "al imponer el cuerpo médico su posición hegemónica".

Según recogen en el análisis, si los nacimientos ocurrieran sin planificación, las proporciones para cada día de la semana serían de un 14,28%.

Sin embargo, en las últimas décadas se ha producido un incremento, cada vez mayor, de los nacimientos en los días centrales de la semana típica laboral.

Los días con mayor número de nacimientos son los miércoles y, especialmente, los martes; pues pasan de representar el 14,71% de todos los nacimientos de la semana en el período 1970-1979 al 16,98% en el período 2000-2009.

A partir de los años setenta se aprecia también una caída muy importante de los nacimientos en los domingos (14,15% en el período 1960-1969 frente al 10,56% en el período 2000-2010), que se extiende, con mayor intensidad en las últimas dos décadas, a los sábados.

Más cesáreas

Utilizando datos del padrón de habitantes de la Comunitat Valenciana, los investigadores muestran empíricamente que la organización actual de los tiempos de trabajo en el sector sanitario está impactando sobre la distribución semanal de nacimientos.

Tan solo en fechas concretas (Navidad, Semana Santa y vacaciones estivales) no se repite el patrón general de mayor número de nacimientos en martes y miércoles, y existe un mayor efecto de los días concretos de la semana donde se constata claramente cómo el modo en que la sociedad española organiza sus tiempos de trabajo y de ocio.

"Las formas en las que organizamos nuestras actividades sociales tienen impactos en las variables biológicas", explican los investigadores de la UPV.

El artículo también explica que en el sistema sanitario español, el número de cesáreas ha ido aumentando progresivamente. Por ejemplo, de una tasa de cesáreas del 22,45% en 2001, se ha pasado a una del 25,20% en 2005, lo que supone un incremento del 12,3% en la proporción de cesáreas sobre el total de nacimientos.