Un adolescente de 13 años ha sido acusado de conducir bajos los efectos del alcohol gracias a su padre, en la localidad de Clio, en Michigan (EE UU).

Según la agencia AP, el problema surgió cuando el padre, que no podía dar dos pasos sin tambalearse después de una sesión alcohólica con su hijo, solicitó al menor que condujese el camión familiar, a pesar de que este también había bebido.

Mi padre me obligó a hacerlo

La brillante idea del padre salió mal, ya que el camión quedó atascado en el barro de un aparcamiento. Cuando acudió la policía a ayudarles, se encontró al adolescente de 13 años al volante. El padre explicó educadamente a los agentes que como él había bebido en exceso, pidió a su hijo que condujera.

"El chico me contó que no quería conducir porque también había bebido, pero su padre le obligó a hacerlo", manifestó uno de los policías.

El padre, de 41 años, se enfrenta a varias acusiones, incluidas la de imprudencia temeraria y la de suministrar alcohol a menores. Mientras, el adolescente ha sido acusado por un tribunal de menores de conducir un camión sin permiso y bajo los efectos del alcohol.