Un acróbata que participaba en un espectáculo de entretenimiento en el intermedio de los conciertos de Alt-J y Green Day, dentro del programa del festival Mad Cool de Madrid, ha fallecido este viernes tras desplomarse desde una altura de unos 30 metros.

Al hombre se le habían practicado maniobras de reanimación desde el primer momento en el propio recinto y una UVI Móvil estaba a la espera de su traslado a un centro hospitalario.

El suceso ha tenido lugar en el escenario principal del festival, que se desarrollaba desde este jueves y hasta el sábado en la Caja Mágica, en el barrio de San Fermín. Alrededor del lugar del suceso se ha establecido un cordón de seguridad y la Policía ha vallado la zona de la ambulancia.

El acróbata realizaba una performance en la que se ha introducido en una urna de metacrilato que ha sido izada por una grúa. Iba sujeto a un arnés a la altura de la cadera que, por causas que están siendo investigadas, se ha roto o desprendido.

El público que abarrotaba la Caja Mágica ha presenciado en directo como el acróbata se precipitaba. Según han relatado testigos presenciales, la caída ha causado un gran impacto y desconcierto entre los congregados. La organización del festival no ha informado sobre lo sucedido a un asustado público que aguardaba al pie del escenario.

"Ha habido muchísimo desconcierto e inicialmente la gente pensó que era parte del espectáculo", ha señalado una asistente al festival, quien ha añadido que el acróbata realizaba una performance frente al escenario principal. "Estaba en el interior de una jaula, al ritmo del tema de Prince Purple rain, cuando ha ido a descolgarse y se ha dado de bruces contra el suelo", ha añadido.

La actividad en ese escenario principal se ha reanudado poco antes de las doce con el concierto de Green Day, informan Raúl González y Diego García Moreno, cuyo inicio se ha retrasado media hora. El grupo, que no ha hecho referencia alguna al accidente durante la actuación y ha continuado con normalidad, ha anunciado vía Twitter que hasta que no han bajado del escenario no han recibido la noticia, cuando también han dado su pésame a familiares y amigos. Una de las bandas que actuaría después, Slowdive, se ha negado a continuar con el espectáculo, cancelando su concierto.

Más de cuatro horas después del accidente, a las 3:25 de la madrugada, la organización ha lanzado su comunicado oficial. En él, informan sobre el accidente e indican que "el festival decidió continuar con su programación por razones de seguridad". También mandan sus "más sinceras condolencias a toda la familia" y queda programado un homenaje para este sábado, último día del festival, que por lo demás no verá variaciones en su programación.

Consulta aquí más noticias de Madrid.