Putin y Trump
Vladimir Putin (izqda.) junto a Donald J. Trump (dcha.). EFE

Los presidentes de EE UU y Rusia, Donald Trump y Vladimir Putin, acordaron en una reunión en el marco del G-20 una tregua en el suroeste de Siria que entrará en vigor a mediodía, hora local, del domingo 9 de julio.

Según informó el ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, en una comparecencia en Hamburgo, donde se celebra la cumbre del G20, los dos líderes se han comprometido además a asegurar que "todas las partes" implicadas en el conflicto respetan el alto el fuego.

Expertos de Rusia, EE UU y Jordania han concluido su trabajo en Amman y "han consensuado un memorándum sobre la creación de una zona de distensión en el suroeste de Siria, en las zonas de Daraa, Al Quneitra y As-Suwayda", explicó Lavrov.

"En esa zona regirá el alto el fuego a partir de las 12.00 hora local de Damasco del 9 de junio", agregó el jefe de la diplomacia rusa.

Trump y Putin han sellado un memorando de entendimiento, en el que también está involucrada Jordania, con interés en respetar la "soberanía" de Siria y de hacer avanzar el proceso hacia un "acuerdo político", agregó Lavrov.

A juicio de Lavrov, Putin y Trump "se mueven en primer lugar por los intereses nacionales de sus países", aunque entienden, no obstante "como interés la búsqueda de acuerdos en lugar de la confrontación, sin intentar crear problemas donde no los hay".

Trump y Putin se entrevistaron este viernes por primera vez cara a cara y su reunión duró unas dos horas y cuarto, según fuentes de ambas delegaciones.

Tillerson asegura que Trump presionó a Putin sobre trama rusa

El secretario de Estado de EE UU, Rex Tillerson, aseguró que el presidente estadounidense, Donald Trump, presionó a su homólogo ruso, Vladimir Putin, sobre la injerencia rusa en las elecciones, algo que éste último negó.

En rueda de prensa durante la cumbre del G20 en Hamburgo, Tillerson aseguró que en la primera reunión bilateral entre ambos mandatarios, los líderes "conectaron muy rápido" y mostraron una "muy clara y positiva química".

Tillerson, que asistió a la reunión y que en el pasado ha mantenido buena relación con Putin, afirmó que Trump abrió la reunión con el asunto de la injerencia rusa para afectar el resultado de las elecciones en EEUU, algo que los servicios de inteligencia norteamericanos consideran probado.